Lo confieso, no puedo vivir sin boda

Los duques de Sussex posaron para la foto familiar en Kensington Palace


He de reconocer que me he despertado hoy un poco huérfano de boda. Me había acostumbrado ya tanto a Meghan y Harry que ahora es que no sé ni de qué hablar. Pero cuando estaba a punto de volver a verme The Crown desde el principio para acabar rezando para que empiece la tercera temporada me he topado con la foto de familia de la boda, y no me he podido resistir.

el detalle

La sonrisa de Harry. Está claro que el éxito de esta boda (y de esta pareja, si me apuras), está en la sonrisa de Harry. No puede ocultar que es feliz y en la ceremonia derritió a medio mundo con esa carita de enamorado y sus palabras: «Estás preciosa. ¡Soy tan afortunado!». ¿Por qué será que nos siguen gustando tanto los cuentos de hadas?

los pajes 

Me parto con los Mulroney. Después están los pajecillos... A ambos lados del grupo se esconden las caras de pillos de Brian y John Mulroney, de 7 años, los gemelos hijos de Jessica Mulroney, una de las mejores amigas de la novia, que me da a mi la impresión de que se lo pasaron bomba entre la realeza. El vestido de su madre fue casi tan comentado como la pamela de Camila, aunque por motivos diferentes.

la sorpresa 

Se casa Hugh Grant. Y cuando ya estaba yo a punto de cerrar definitivamente el tema boda, me entero de que se casa Hugh Grant con la productora sueca Anna Eberstein, con la que lleva seis años saliendo y es la madre de tres de sus cinco hijos. Claro que, con todo mi respeto, esta boda no va a ser lo mismo.

Harry y Meghan retrasan una semana su luna de miel, que será en África

SANDRA FAGINAS

Los duques de Sussex vivirán en una casa de 125 metros cuadrados en Kensington

La boda del príncipe Harry y Meghan ha sido calificada por los medios ingleses como un triunfo, hasta el punto de que The Sun on Sunday se atrevió a asegurar que se trató de «El mejor de los enlaces reales» y el Sunday Telegraph solo tuvo elogios para la novia: «Disney no hubiera podido crear una princesa mejor». Rendidos a la Meghanmanía, los cronistas británicos consideran que la novia acertó plenamente con los dos diseños que lució, porque, además de resaltar su belleza con exquisita sencillez, el vestido no le robó ningún protagonismo. La dejaba ver a ella tal cual es.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Lo confieso, no puedo vivir sin boda