Milagros Frías: «Galicia, más que nunca, es en esta novela el caldo de cultivo»

Su última obra, «En el corazón de la lluvia», ha recibido el premio Logroño de novela

.

viveiro / la voz

En el corazón de la lluvia, el nuevo libro de la escritora pacense Milagros Frías (Jerez de los Caballeros, 1955), llega con el impulso del premio Logroño de novela. Su título evoca un pasaje de Cunqueiro: «Todos los humanos tenemos una isla semejante en la nostalgia, que cuando en ella llueve, llueve en nuestro corazón».

-Es su séptimo libro. Ya sabe que el número 7, dicen, es mágico...

-Eso espero, que la novela destile la magia que hace de la literatura una aventura para el que escribe y para el lector.

-¿Cuál es el tema que le inspiró?

-La idea surgió del contexto social. De la vida que llevamos, de la falta de trabajo, del ritmo que nos hemos inventado en las ciudades que nos robotiza. La protagonista, que está de vuelta de todo eso, busca una alternativa que le permite vivir de otra manera. La encuentra en Galicia en un pueblo donde es muy bien acogida, pues estamos hablando de esa España que se vacía y en la que el campo está herido de muerte. Galicia más que nunca en la novela es el caldo de cultivo en el que nace esta ficción que tiene que ver con la manera de ser del gallego y con el poderío de un territorio maravilloso en sus pueblos y ciudades, en las zonas de mar y de interior y en este caso en plena naturaleza donde el personaje que encarna una mujer joven busca la felicidad que tan esquiva le resulta.

-Su compañero de vida es el viveirense Ramón Pernas. ¿Cómo se lleva en casa eso de que él también sea escritor?

-Es una fórmula perfecta. Si solo uno escribiera, con el tiempo que lleva escribir, la dedicación que exige, las horas productivas o improductivas ante el ordenador... sería complicado. Poder compartir pasión o vicio, que no sé muy bien cómo definir la fiebre del escritor, es fundamental.

-¿A cuál de sus anteriores publicaciones le tiene más «cariño»?

-Todas las criaturas tienen su momento y las posteriores las superan o de eso se trata o eso se intenta. En mi caso, las tres últimas: El verano de la nutria, Amor en un campo de minas y esta última tienen un nexo común y es ese cordón umbilical que nos ata a la vida, un hilo tan fuerte y a la vez tan frágil. Por eso en las tres hay aventura, personajes que se atreven a dar un portazo cuando no pueden más y de fondo una atmósfera de zozobra que dificulta el empeño y añade emoción.

-En el 2013 hablaba de la crisis en el sector literario. ¿Cómo sigue?

-Digamos que igual para no llorar. Señalaría la enorme cantidad de títulos, la masificación que borra del mapa gran parte de lo que se edita, el intrusismo y todos esos autores que duran media hora de una inconsistencia total, la piratería en tiempo real, en fin, un negro panorama.

-¿Su siguiente novela?

-La siguiente novela surgirá en cualquier momento. Son fogonazos. Tardan en cuajar pero cuando lo hacen te pones a ello como si fuera la única novela que nos gustaría escribir y allá que vamos poniendo todo el empeño. Seguro que se desarrollará en el presente, que contará la vida entera al margen de que se acote la narración a un universo concreto y que hablará de lo que somos y de las aspiraciones que nos mueven.

Votación
6 votos
Tags
Comentarios

Milagros Frías: «Galicia, más que nunca, es en esta novela el caldo de cultivo»