Las raíces gallegas de Pessoa

JOEL GÓMEZ SANTIAGO / LA VOZ

CULTURA

Paco Rodríguez

El profesor Carlos Quiroga desvela los vínculos familiares y literarios del autor portugués y de sus heterónimos Álvaro de Campos y Alberto Caeiro con varios lugares de Galicia

25 mar 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Transcurridos 82 años de la muerte de Fernando Pessoa (1888-1935), el libro Raízes de Pessoa na Galiza, del profesor y escritor Carlos Quiroga, publicado por la editorial santiaguesa Através, aclara los principales vínculos familiares y literarios con Galicia del canonizado escritor portugués. Incluye los de Alberto Caeiro y Álvaro de Campos, dos de sus más conocidos y celebrados heterónimos: autores de ficción a quienes dota de biografía y otros elementos característicos, además de obra propia, y que son uno de los principales motivos de su actual reconocimiento internacional. Quiroga investigó en los últimos años en Galicia, Portugal y Azores. Los primeros frutos de su trabajo los expuso en un congreso internacional sobre la revista Orpheu, en la Universidade de São Paulo, en el 2015.

Pessoa comunicó en 1914 a su colega Armando Cortes-Rodrigues (1891-1971) que, por línea materna, era descendiente «de uma família emigrante da Galiza». Se difundió en 1944, al editarse el epistolario entre ambos poetas, pero a esa ascendencia gallega no se le prestó excesiva atención, ni siquiera en Galicia, señala Quiroga. Madalena Xavier Piñeiro, a quien se refería, era nieta de Caetano Dionísio de Lens, el tatarabuelo por tanto de Pessoa, natural de Outes. El padre de Caetano se había casado en este municipio, pero su familia procedía de Negreira; enviudó, y su esposa y su hijo emigraron a Portugal.

Quiroga documenta cómo Caetano firma también como Caetano José Pinheiro, supuestamente nacido en Coímbra. Durante años mantuvo ambas identidades. Esa dualidad le favorecía para ejercer en el Ejército portugués, donde llegó a capitán; entre otros motivos que esgrime Quiroga. En Portugal se casó tres veces. De la segunda esposa tuvo siete hijos, y de ahí seguiría la descendencia hasta Pessoa. Quiroga evidencia que en Galicia hay más personas que estarían emparentadas, aunque lejanamente, con Pessoa.