Nadie quiere quedarse sin su entrada

La fiebre de la venta anticipada para conciertos en Galicia sorprende incluso a los programadores. En ocasiones, los artistas agotan todo con seis meses de antelación

.En el primer día de venta para su concierto en Santiago, Maluma despachó 3.500 entradas
En el primer día de venta para su concierto en Santiago, Maluma despachó 3.500 entradas

Redacción / la voz

En diciembre del 2017 la productora Cávea anunciaba los conciertos de Pablo López en Santiago (8 de junio, Palacio de Congresos), Vigo (9 de junio, Auditorio do Mar) y A Coruña (7 de julio, Palacio de la Ópera). Se trata de aforos medianos, entre 1.500 y 1.800 personas. Las actuaciones distaban en el calendario seis y siete meses. El 5 de enero se confirmaba el lleno en Vigo y A Coruña. Diez días después, el de Santiago. Para las dos primeras ciudades se anunciaron nuevas fechas. Quien desee ir tendrá que conformarse con los pocos sitios que han quedado descolgados.

¿Qué ha ocurrido aquí? «Ahora rara vez hay entradas en taquilla, casi todo va en venta anticipada», explica Ramón Barros, responsable de esos conciertos. «Se lanzan las entradas con seis meses de antelación y el momento de la compra fuerte ocurre con el anuncio». No es un caso aislado el de Pablo López. Recientemente, Vanesa Martín o India Martínez aterrizaron en Vigo y A Coruña con el no hay billetes. Y todo apunta a que ocurrirá lo mismo con Luz Casal (el 24 de marzo en el Palacio de la Ópera, y tiene ya venidas 1.100 entradas de un aforo de 1.700) o Sergio Dalma (en junio, y ha despachado 1.000 para el mismo lugar).

«Las cosas se anuncian de otra manera ahora», arguye Kin Martínez, responsable de la productora viguesa Esmerarte. «Se dice: "Las entradas se ponen a la venta a las diez" y se genera un estrés en los seguidores. Saben que se agotan de verdad, porque lo han visto en otros casos. Y si no compran así tienen que ir a la reventa y pagar más». Habla por experiencia. El año pasado trajo a Ricky Martin al Coliseo de A Coruña. En tres horas despachó 8.500 entradas, colapsándose los terminales de venta. Nadie esperaba algo así. Pero no iba a ser un caso aislado. Dos semanas después, salían las del concierto que Joaquín Sabina iba a dar en verano en el mismo recinto. Duraron solo seis horas. Se anunció un segundo concierto. De nuevo, se agotó. Un récord tras otro.

En el Coliseo se prevé algo similar en cuanto salgan los tiques para la nueva actuación de Sabina, prevista para el 21 de abril. «Cada vez es más normal llegar con todo agotado dos meses antes», confirma Javier Rodríguez, director del recinto. «Esta tendencia la empezamos a notar hace dos años -recuerda-. Cuando trajimos a Lenny Kravitz pusimos las entradas con seis meses de margen y observamos cómo se vendían nada más estar disponibles. Pero en el 2017 todo se disparó». A Melendi también lo recibió un sold out el año pasado.

.Largas colas para el concierto que ofreció Sabina el pasado 22 de julio
Largas colas para el concierto que ofreció Sabina el pasado 22 de julio

Un recuento a la taquilla del multiusos coruñés para este 2018 resulta muy significativo. Fito y los Fitipaldis actúa el 24 de marzo. Tiene las 8.500 entradas del aforo vendido desde noviembre. Vetusta Morla llegará el 12 de mayo con 6.000 localidades despachadas a día de hoy. Para ver a Pablo Alborán el 22 de junio apenas quedan 1.500 plazas. Y para asistir al concierto de Shakira el 1 de julio, 500. Si se mira más lejos aparece Dani Martín el 27 de octubre. El contador de ventas ya indica que se han colocado 2.300. 

El regalo perfecto

La entrada para asistir a un concierto ha suplido al disco como regalo musical. Un ejemplo: el concierto de Los Secretos en A Coruña, dentro de su gira del 40.º aniversario, salió a la venta en Navidad. La promotora Art Music indica solo quedan 150 entradas. El recital es el 30 de junio.

El bum navideño resulta ahora clave, sobre todo en «los chicos jóvenes, que no tienen autonomía y dependen del dinero que le dan sus padres», opina Xaime Casas, de Idea Rock, de Vigo. Su empresa apuesta desde hace años por las músicas urbanas. «Tiene un público joven que compra on line y anticipada. Haces un concierto y en taquilla apenas se venden cuatro entradas», comenta. En el Playa Club de A Coruña lo corroboran: «El 90% se va por anticipada», dice Carlos Landeira, su programador. La semana pasada su sala anunciaba que para Sidecars, que tocan en mes y medio, ya no hay papel.

«La gente está en prealerta y no especula con la idea de ir a un concierto», opina Carlos Montilla, de la compostelana I-Radia Crea. El año pasado protagonizaron un llenazo con Maluma en el Sar. Solo el primer día de venta despacharon 3.500 entradas de golpe. Hace poco vio cómo las entradas para ver a Jorge Drexler en Ferrol y Pontevedra se esfumaron en un abrir y cerrar de ojos. «En el 2015 -compara- lo trajimos y ni siquiera llenó».

Tiques despachados para las próximas citas

8.500

Fito y los Fitipaldis. Logró el sold out en noviembre para su concierto de marzo

8.000

Shakira. El recital se celebra en julio y ya está casi todo vendido

7.900

Pablo López. Cifra total de sus cinco conciertos en recintos medianos

Votación
4 votos
Comentarios

Nadie quiere quedarse sin su entrada