Pacho Flores: «Me encanta experimentar, la trompeta tiene una gran versatilidad»

El músico venezolano ofrecerá conciertos mañana en Santiago, el viernes en Vigo y el sábado en A Coruña


santiago / la voz

Pacho Flores (Venezuela, 1981) heredó de su padre la pasión por la trompeta y en su currículo figuran premios de prestigio, conciertos bajo la batuta de destacados maestros y en afamadas salas. Esta semana tocará por primera vez con la Filharmonía e interpretará tres obras, una de su propia autoría, en las que empleará cinco trompetas. Mañana será el concierto en Santiago, el viernes en Vigo y el sábado en A Coruña. La batuta la llevará el venezolano Manuel Hernández-Silva. «Se agradece hacer tres conciertos, ya que se aprovecha un proyecto como este elevando mucho el listón de calidad», dice.

-Será el estreno absoluto de su obra «Cantos y revueltas», con marcado acento venezolano.

-En ella hay cantos de trabajo, tonadas, canciones libres y espontáneas. Las revueltas son una variante de nuestro joropo muy interesante, ya que todos estos géneros son un patrimonio universal heredado del mestizaje. No me puedo escapar de mi realidad artística en la búsqueda de colores, esencias y matices, así como la incorporación de toques de jazz, salsa, flamenco. Al final de la obra escribí un «tranquilo con paz», ya que después de todo lo que me había vaciado desarrollándola necesitaba volver a estar en paz conmigo para darle el final que yo necesitaba.

-Posee una amplia colección de trompetas. ¿Cuántas? ¿Por qué?

-Realmente perdí la cuenta, no quiero para nada ostentar de que tengo muchas, simplemente necesito darle a la música la dignidad que creo que se merece, y esto implica un gran esfuerzo logístico y mental cada vez que las trabajo. Cada una es diferente, otra tonalidad, tamaños, calibres y boquillas distintas, pero, al final, el público no sabe si lo que hago es fácil o difícil, solo disfrutan un concierto lleno de colores y fantasías que por primera vez escuchan gracias a la trompeta. Estoy orgulloso del instrumento que toco y, sobre todo, de la voz de mi amada trompeta.

-Intérprete, compositor... pero también trabaja en la confección de las trompetas Stomvi.

-Como intérprete tengo una necesidad muy clara de evolucionar y, si el instrumento me limita, entra en acción Vicente Honorato, presidente y fundador de Stomvi, que me ayuda a desarrollar y a hacer realidad todos esos sueños artísticos a través del material de instrumentos que recibo de su parte. Horas y horas de dedicación y, sobre todo, horas soñando e imaginando el sonido que queremos y «creemos» que es el adecuado para una obra en concreto. Es más, hemos llegado a un punto que, si es preciso cambiar un instrumento para dos compases, lo hacemos; no es para mí comodidad, es para hacer más bella la música.

-Le preocupa incrementar el repertorio para trompeta, ¿es escaso? ¿No se le ha dado suficiente importancia?

-Sí y no. El período barroco fue la época de oro, luego en el clasicismo hay un vacío enorme. A finales del siglo XIX empezamos a tener más repertorio, que subió progresivamente en su ambición técnica, pero, sin embargo, vamos muy atrasados si nos comparamos con el piano y el violín. El XX ha sido muy importante con grandes solistas. Ahora tenemos estos instrumentos que estamos desarrollando con cuatro octavas reales, y antes hablábamos de dos octavas y media; eso es una gran diferencia y el compositor actual está feliz por tener un recurso más amplio para componer. También estamos elevando en destreza, habilidades y conceptos la trompeta. Es decir, seguimos evolucionado exponencialmente. Para mí es un lujo, un sueño, un compromiso.

-No se limita a la música clásica.

-Me encanta experimentar y aprender de muchos géneros, creo que la trompeta tiene una gran versatilidad y está también asociada a los cánones actuales de la sociedad. La música académica tiene trompeta, la música comercial de masas lleva trompeta. Por mencionar algunos como música tropical, salsa, jazz, tango, flamenco, samba, folclore... Todos se enriquecen de la trompeta y viceversa. Es necesario llevar estos géneros tan vivos y con tanta fuerza a las salas de conciertos. Todo puede ser maravilloso, depende de cómo se presente; si no, podemos pasar de lo sublime a lo ridículo en un segundo y perderíamos público, que tiene la última palabra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Pacho Flores: «Me encanta experimentar, la trompeta tiene una gran versatilidad»