El autor barcelonés Alejandro Palomas se alza con el Premio Nadal

El universo familiar y la figura de la madre vuelven a estar presentes en «Un amor»


Barcelona / La Voz

El Premio Nadal de Novela 2018, el galardón de la más larga tradición en España y dotado con 18.000 euros, recayó este sábado, Día de Reyes, en Alejandro Palomas. Al Hotel Palace de Barcelona se desplazaron algunas de las más distinguidas personalidades del mundo literario entre el clásico aluvión de flashes de la entrada. El jurado de esta 47 edición estuvo formado por Clara Sánchez, Care Santos (ganadora del año pasado), Lorenzo Silva, Andrés Trapiello y Emili Rosales.

«Mi abuela siempre decía que hay dos palabras preciosas en todos los idiomas: gracias y disculpa. Hoy toca dar las gracias», arrancó un emocionado Alejandro Palomas.

La obra con la que el escritor barcelonés ha ganado es Un amor, libro en el que Palomas (que se presentó al concurso con el seudónimo Mare Salvador) aborda un universo familiar en el que destaca especialmente la figura de la madre, Amalia, un personaje entrañable y entregado a sus tres hijos que camino de los ochenta años vela por la felicidad de sus hijos. Pero en la noche anterior a la boda de Emma, su hija mediana, una funesta coincidencia caerá como una bomba y resquebrajará la placidez del universo familiar. Narra así Palomas el devenir de una familia unida y desunida por los problemas, por los secretos y sobre todo, por el amor, por la necesidad de saberse cerca los unos de los otros.

«Es una obra sobre lo más cercano y lo más íntimo», dijo el autor, que dedicó el premio a su perro Rulfo, que este Día de Reyes cumplía 13 años y medio. «Rulfo, por nosotros, eres un amor», proclamó. No es la primera vez que Palomas expresa su cariño hacia su mascota, sobre quien ya ha escrito el libro Las dos orillas.

Palomas, escritor bilingüe en castellano y catalán, tuvo también unas palabras de agradecimiento a libreros y a bibliotecarios («gracias, os lo curráis día tras día», dijo) y cerró su intervención deseando que los lectores de Un amor «quieran quedarse» en la historia.

La primera edición del Premio Nadal se celebró en 1944. Aquel año, una jovencísima Carmen Laforet (tenía apenas 23 años) se alzó con el galardón con la obra Nada. Alejandro Palomas destacó la importancia de estar «vinculado» al mismo premio que una escritora de la talla de Laforet.

En estos 74 años, el premio se ha convertido en uno de los más prestigiosos de España y, a lo largo de su historia, consagró a escritores como Miguel Delibes, Ana María Matute o Rafael Sánchez Ferlosio. Los títulos y atores galardonados con el Nadal conforman un canon de la narrativa española desde la posguerra hasta nuestros días.

Premio Josep Pla

Por su parte, el Premi Josep Pla de prosa en catalán, que ganó Xavier Theros el año pasado y que celebró su 50 edición, recayó en el periodista del diario Ara Antoni Bassas con Bon dia, són les vuit. Se trata de un libro de memorias sobre El Matí de Catalunya Ràdio, programa que él dirigió durante 14 temporadas. «Cuando comencé a escribirlo me di cuenta de que no solo estaba escribiendo un libro, sino también la historia del país», dijo Bassas, quien aseguró que ganar el Josep Pla, que también fue periodista, es para él un honor. Bon dia, són les vuit es un libro, añadió, que estuvo mucho tiempo resistiéndose a escribir y que al final decidió hacer porque se sentía en deuda con los oyentes.

Bassas señaló que «en este libro hay muchas historias personales y muchos recuerdos.

El amante de los animales traducido a ocho idiomas

Alejandro Palomas (Barcelona, 1967), ganador del último Premio Nadal, es un viejo conocido de la crítica literaria. Su nombre empezó a sonar en el 2016, cuando recibió el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil gracias a la novela Un fill (en castellano, Un hijo), la historia de un niño que afronta una infancia marcada por la ausencia de su madre y la depresión de su padre. Esa misma novela ya había ganado en el 2014 el Premio Joaquim Ruyra de Narrativa Juvenil para novelas inéditas en catalán.

Palomas es licenciado en Filología inglesa y Master in Poetics por el New College de California en San Francisco. Ha traducido obras de clásicos anglosajones, como Katherine Mansfield, Willa Carther, Oscar Wilde, Jack London o Gertrude Stein. También ha hecho incursiones en el mundo del periodismo mediante la colaboración con diferentes medios de comunicación. Además, dirige la colección Pérfidos e Iluminadas, de El Cobre Ediciones, en la que ha traducido las memorias de Françoise Sagan Desde el recuerdo.

El escritor catalán, actualmente representado por la agencia Sandra Bruna, ya había sido finalista en el Premio Ciudad de Torrevieja de Novela del 2008 con El secreto de los Hoffman. En el 2011 quedó finalista del Premio Primavera de Novela con El alma del mundo. Palomas también es autor de la trilogía formada por Una madre, Un hijo y Un perro, en la que aparece el alter ego de su mascota Rulfo. El humor está presente en toda su literatura.

Su amor por los animales queda patente en su libro Las dos orillas, publicado a finales del 2016, en el que afronta la pérdida de su mascota. Su obra ha sido traducida a ocho lenguas.

Un nuevo reconocimiento

Así, el Premio Nadal, cuya 47 edición se celebró este 6 de enero, se suma a la larga lista de galardones concedidos a Alejandro Palomas. El libro con el que Palomas se alzó con el premio, Un amor, retrata un universo familiar marcado por la figura de la madre, Amalia.

No es algo nuevo. «Me interesan las relaciones no elegidas, porque son reactivas, y ya lo tienes todo hecho: solo tienes que hacer que reaccionen tus personajes, no tienes que inventar nada», dijo el escritor en el 2016 en una entrevista con La Voz de Galicia. Así, con Un amor, Alejandro Palomas remota viejos temas ya conocidos por sus lectores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El autor barcelonés Alejandro Palomas se alza con el Premio Nadal