Teo Cardalda: «Estábamos en estado de gracia»

El cofundador del grupo junto a Germán Coppini recuerda cómo nacieron sus primeras canciones

«Estábamos en estado de gracia» Teo Cardalda fue, junto a Germán Coppini, el cofundador de la banda, icono de la movida de los 80. El vigués también asegura que la música es hoy más «espectáculo y maquillaje»

Redacción / La Voz

En 1984 La Voz informó de la grabación del primer álbum de Golpes Bajos. La noticia explicaba también que el grupo se había formado para tocar una versión de The Who, I Can’t Explain. Como no daba salido, invirtieron el tiempo en crear sus primeras cinco canciones propias, entre las que se incluían, nada más y nada menos, No mires a los ojos de la gente y Malos tiempos para la lírica. Teo Cardalda confirma este origen: «Totalmente verdad. Germán [Coppini] era un poco más punki pero había muchas similitudes. A él le gustaban los Stranglers, pero en lo que coincidíamos era en los Who. Estábamos buscando una disculpa para juntarnos y la disculpa fue I Can’t Explain, que luego se convirtió en otras canciones, afortunadamente.

-Dice que Germán era más punk y, de hecho, aún seguía en Siniestro Total...

-Sí, pero a pesar de todo lo exultante y tremendo que era Siniestro, Germán tenía que aguantar los lapos que le tiraban en directo, le partieron una pierna de un botellazo en Barcelona, que después se volvió a romper durante una sesión fotográfica con Golpes Bajos y ya quedó tocado para toda la vida de esa rodilla. Él disfrutaba muchísimo porque sus referencias eran los Sex Pistols, pero también le gustaban Roxy Music, ABC, otro tipo de cosas, que sabía que las podía hacer conmigo y no con el resto de Siniestro. Y ahí fue dónde se produjo la ruptura: o sigo con Siniestro o me voy con Golpes. Y él eligió para dejar atrás su etapa más peligrosa, porque era peligroso también a nivel de escenario.

-Cuando debutó Golpes Bajos no se había oído nada igual.

-Es que eso es lo curioso, es algo natural. No sé de dónde sale. Eso también forma parte de la magia de la música, que aquí la ciencia exacta no existe nunca. No sabes qué canción va a ser un éxito por mucho que te empeñes. Si recuerdas aquellos momentos de composición, no sé dónde está. Nos dejamos llevar allí en Bouzas, en la chabola aquella que tenían mis padres junto a nuestra casa y allí nacieron los temas de manera totalmente natural. No había ningún tipo de pretensión. Fue simplemente dejarse llevar y salieron los cinco temas del primer maxisingle que fueron un pelotazo tremendo.

-Es que vaya canciones. Estaban en estado de gracia.

-Estábamos en estado de gracia total. Yo hoy sigo en la música y ves cómo funciona todo y ves el armamento en torno a los grupos, la televisión. Todo lo que sucede en esos cuatro meses, desde la maqueta hasta la grabación del disco, que se graba prácticamente de viernes a domingo porque ya con Pablo y Luis llegamos con las ideas muy claras, es impensable hoy en día, que hay 250 filtros antes de llegar al público.

-«Malos tiempos para la lírica» es una expresión popular. Y la gente la dice pensando en Golpes Bajos, no en Brecht.

-Sí que es verdad que Germán arañó de Bertolt Brecht. Germán leía muchísimo, le encantaba la poesía. Y lo curioso es eso, haber conseguido que una frase como esa, que luego se fue confirmando que no eran malos, sino que eran horrorosos, nefastos, con ministros de Cultura que son enemigos de la creación y los creadores. Todo eso tiene que ver con una frase tan acertada como Malos tiempos para la lírica. Te das cuenta de que la frase sigue vigente y que España se convierte en un país muy triste culturalmente.

La Voz ofrece este domingo el pop exquisito de «A Santa Compaña» de Golpes Bajos

«Estábamos en estado de gracia» Teo Cardalda fue, junto a Germán Coppini, el cofundador de la banda, icono de la movida de los 80. El vigués también asegura que la música es hoy más «espectáculo y maquillaje»

Pocos debuts discográficos han sorprendido tanto como el de Golpes Bajos. Su EP homónimo y su primer larga duración, «A Santa Compaña», presentaban a un grupo en estado de gracia y canciones que el tiempo ha convertido en clásicos. La Voz ofrece ambos discos juntos en una edición especial de coleccionista

La irrupción de Golpes Bajos en 1983 fue una revelación. El primer EP, con los imprescindibles No mires a los ojos de la gente y Malos tiempos para la lírica, cogió a todos por sorpresa. La personalísima voz de Germán Coppini y los paisajes musicales tejidos por Teo Cardalda, Pablo Novoa y Luis García anunciaban un sonido que nunca se había escuchado antes.

Tampoco después: a pesar de su enorme influencia, nadie ha conseguido sonar como el conjunto vigués, que al año siguiente confirmó con el álbum A Santa Compaña que su pop exquisito no se había agotado. Ambos discos se reúnen en un cedé de coleccionista que La Voz ofrece este domingo a sus lectores por 7,95 euros más el cupón en el lomo del diario, dentro de la colección del mejor pop y rock gallegos, patrocinada por Estrella Galicia.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Teo Cardalda: «Estábamos en estado de gracia»