Raphael: «No hay que vivir nunca del recuerdo»

Regresa a Galicia la próxima semana con su último disco bajo el brazo y cantará los nuevos temas y sus clásicos en Santiago


redacción / LA Voz

Raphael (Linares, 1943) tiene cuerda para rato. Dice que, después de medio siglo, sigue emocionándose sobre los escenarios. El día 11 volverá subirse al del Palacio de Congresos de Santiago y, a una semana del concierto, ya está el 70 % del aforo vendido.

-Parece que había ganas de más Raphael en la capital gallega, donde ya estuvo hace dos años con el espectáculo «Sinphonico».

-Me acuerdo perfectamente de ese día. Fue una gran noche... pero la superaremos este año, porque siempre hay que superar las cosas. No hay que vivir nunca del recuerdo.

-¿Cómo es el público gallego?

-Mi público gallego es maravilloso. Lo es desde que yo era un chaval y me vieron por primera vez. Y sigue siendo maravilloso después del tiempo que ha pasado. Sigue estando ahí.

-No solo los de siempre. Ha conseguido ganarse a una nueva generación de incondicionales. ¿Cómo se siente uno al ver a niños y jóvenes coreando canciones que llevan tantos años sonando?

-Es un milagro. Yo no conozco a ningún artista, ninguno, que haya pasado la prueba del algodón, como digo yo, cinco generaciones. Es muy fuerte. Ahora mismo tengo la suerte de ver desde el escenario a personas de toda clase y edades. A mí me dicen que iba a vivir esto cuando era pequeño y hubiera contestado: ‘¡Anda ya!’. Además, de una manera tan normal y lógica, sin hacer nada extravagante, simplemente haciendo las cosas bien.

-Se presenta en esta ocasión en Santiago con un nuevo disco, dentro de la gira «Loco por cantar». ¿Qué se van a encontrar quienes vayan a verlo?

-Es un espectáculo más roquero, pero también tiene la ventaja de que van muchas joyas de la corona. Las canciones que el público quiere escuchar las va a escuchar. Van a sonar las temas nuevos para los más jóvenes y los clásicos para los de siempre.

-Una curiosidad. Su último trabajo se titula «Infinitos bailes». ¿Qué canción no se cansaría de bailar?

-¿De bailar? [Se toma un tiempo para pensar la respuesta] Cualquiera de Elvis Presley. Yo soy un fanático de Elvis desde niño.

-He ahí el origen de ese registro roquero que se ha sacado ahora de la manga...

-Yo tengo muchos registros que me gustan. Los grandes ídolos de mi vida siempre han sido Elvis y Édith Piaf, que no tienen nada que ver. Me gustan muchas cosas de estilos muy diferentes, pero eso sí, siempre cosas buenas.

-Hablando variedad, no para inventar nuevos formatos: solo con un piano, con toda una orquesta, ahora canta temas compuestos por otra generación de artistas. ¿Qué le queda por inventar?

-Yo ya sé que va a ser lo siguiente, pero no lo puedo contar, y lo siguiente a eso está también ya preparado y va a ser la repera porque se viene encima un gran acontecimiento y hay que celebrarlo como se merece, aunque tampoco se puede contar por ahora [se ríe].

-¿Y el cine? ¿Tiene algún proyecto entre manos?

-Cuando hay un guion que merece la pena lo que me falta es tiempo. Tengo uno que está muy bien y se va a hacer.

-Otra de sus aficiones es la pintura, ¿saca tiempo para eso?

-Cuando voy a Ibiza de vacaciones es cuando aprovecho para pintar y cumplir con los amigos, a los que en vez de regalarles una corbata por su santo les doy una pintura.

-Recientemente cantó en el Barceló de Madrid con algunos de los artistas que compusieron los temas de este disco, como Pablo López, Iván Ferreiro y Rozalén. ¿Se siente a gusto compartiendo escenario y protagonismo?

-Muy a gusto. Estoy muy mimado y maleducado por todos ellos. Y no siento que me roben protagonismo o nada de eso. Al revés. Me aportan cosas.

-¿Le ha sorprendido el talento de alguno de ellos?

-Sí, y bastante. Por ejemplo, yo no conocía a Pablo López y me parece un talento muy grande dentro de la música y también ha sido una gran sorpresa Rozalén, porque ella hace las cosas muy especialmente a su manera, y sin embargo encaja muy bien conmigo. Había otros que ya conocía de antes como Manuel Carrasco, Vanesa Martín, Dani Martín... y la sorpresa fue menor, porque ya sabía de lo que eran capaces, como ese Iván Ferreiro, un loco maravilloso, que se seguirá escribiendo cosas para mí. Eso me ha prometido.

-Alguno de ellos ha salido o participa en programas de cazatalentos, como «La Voz» y «Operación Triunfo». ¿Qué opina de este tipo de concursos?

-Siempre hay que escuchar a gente nueva para dar la oportunidad a los talentos que andan todavía escondidos.

-Actuó hace poco en Barcelona. ¿Qué piensa del conflicto catalán?

-Fue un concierto maravilloso. Barcelona siempre fue un puntal para mí y no me hables más, que estoy muy triste por el tema de Cataluña, pero sé que se va a arreglar pronto esto. Tiene que ser así.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Raphael: «No hay que vivir nunca del recuerdo»