El pergamino Vindel muestra en Vigo «a partida de nacemento do idioma galego»

Un interesante grupo de piezas de origen medieval arropa las cantigas de Martin Codax


vigo / la voz

Representantes de los ámbitos de la cultura, económico y político se dieron ayer cita en el Museo do Mar, de Vigo, para respaldar la exposición Pergamino Vindel, un tesouro en sete cantigas. Las composiciones de Martin Codax no estarán solas. Con el fin de buscar un equilibrio y de arropar al valioso documento se han incluido en la muestra cincuenta piezas procedentes de iglesias, museos y colecciones privadas de Galicia. Entre este aporte de origen medieval, destacan las reproducciones de Las Siete Partidas de Alfonso X el Sabio, con las que se prueba que el gallego de la época no solo era una lengua dedicada a la literatura, sino que también era utilizada en textos jurídicos, tal como destacó el comisario del proyecto, Francisco Singul.

Además de este texto histórico, también se incluyen elementos arquitectónicos medievales, sobre todo capiteles, réplicas de instrumentos musicales, escudos de armas, relicarios y hasta unos zapatos y un báculo del obispo de Mondoñedo. Pedro Vindel cobra un protagonismo añadido a través de un libro de Cicerón similar al que ocultó el pergamino entre sus hojas. La herencia medieval se complementa con obras más recientes, como la pintura de Urbano Lugrís que reproduce la ría de Vigo y las Cíes y que sirve de fondo al pergamino.

La muestra incorpora también otros elementos, como cuadernos de autores como Fermín Bouza Brey y Álvaro Cunqueiro.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, destacó en la inauguración la importancia de recuperar las cantigas de Martin Codax, porque «é unha das partidas de nacemento do idioma galego». Y calificó el momento de emocionante al tratarse de uno de los documentos más importantes de la cultura gallega de todos los tiempos. Así, exhortó a toda la ciudadanía a visitar la exposición.

¿Por qué es tan importante el pergamino Vindel? 800 años después, el manuscrito regresa a casa. Contiene las cantigas compuestas por Martín Códax en el siglo XIII y es uno de los pilares de nuestra cultura

Una descripción similar fue la efectuada por el rector de la Universidade de Vigo, Salustiano Mato, que invitó a disfrutar de la muestra: «Podemos sentirnos orgullosos do que somos». El alcalde, Abel Caballero, elogió «a peza extraordinaria de valor universal».

Una exposición articulada en siete partes que se complementan

La exposición del pergamino Vindel ha sido articulada en siete partes en torno a las siete cantigas de amigo. La primera lleva por título E ai Deus, se verra cedo? En ella se trata el tema de la cultura y la espiritualidad de la época, la cosmovisión de una sociedad que se va a abrir a Europa por los caminos de peregrinación que conducen a Santiago.

La segunda, Ca ven san’ e vivo / e del rei amigo, expone la estrecha relación del amigo con el monarca del lugar.

En la tercera parte, Mia irmana Fremosa, hace referencia al espacio íntimo de la amiga protagonista de las cantigas, al ámbito familiar y al cotidiano.

E vou namorada es la cuarta e incide en la evocación de los sentimientos, en el amor sacro pero también en el profano.

La quinta parte, E bañar nos emos nas ondas, describe una serie de alegorías medievales reinterpretadas por la cultura contemporánea gallega.

El penúltimo apartado lleva por título Eno sagrado, en Vigo y muestra una sección en la que se trata el espacio evocado en el templo y el atrio.

La exposición concluye con la séptima cantiga de Martin Codax, una especie de recopilación presentada como Por que tarda meu amigo sen min?, con el subtítulo Un tesouro en sete cantigas. El protagonista es el Vindel, manuscrito de Martin Codax de la segunda mitad del siglo XIII. El traslado del pergamino de Nueva York a Galicia corrió a cargo de la Universidade de Vigo y la adecuación del espacio para la muestra fue realizada por la Consellería de Cultura. Permanecerá abierta desde hoy al 4 de marzo.

Unas poéticas ondas del mar de Vigo que salpican toda la ciudad

begoña r. sotelino

Dos monumentos, una calle, una plaza, un colegio, un mural y un auditorio recuerdan al trovador medieval en el área metropolitana

La llegada a Vigo del pergamino Vindel, el manuscrito que contiene siete cantigas de amigo del trovador gallego Martín Códax, pone de actualidad la figura del trovador. Desde hoy mismo y hasta marzo del 2018, la estampa del bardo medieval va a estar muy presente en la vida de la ciudad, pero lo cierto es que su huella nos rodea en múltiples formatos.

Vigo cuenta desde hace medio siglo con una escultura que corona el monte de O Castro. Se inauguró en agosto de 1967 y el monumento se compone de una piedra del mar situada en medio de un estanque. Sobre ella hay una placa de bronce con el lema: «La ciudad de Vigo a su cantor Martín Codax, trovador y juglar del sigo XIII». El escultor Xoán Piñeiro hizo un proyecto mucho ambicioso con juegos de aguas, sonidos y los textos escarbados, pero el ayuntamiento lo descartó y se quedaron con la versión monolito y placa. A posteriori, el entorno recibió la denominación de Plaza Martín Códax, aunque técnicamente no es una plaza. Se encuentra bajando delante de la antigua cafetería El Mirador, establecimiento actualmente en estado de abandono.

Seguir leyendo

Votación
0 votos
Comentarios

El pergamino Vindel muestra en Vigo «a partida de nacemento do idioma galego»