José Bódalo o la admiración hecha actor

Carlos Arévalo construye una biografía del intérprete a partir de más de sesenta testimonios

x.f.
Redacción / la voz

Admirado por muchos, respetado por todos. De ahí nace el primer libro de Carlos Arévalo (Madrid, 1985), José Bódalo, maestro de la escena, en el que repasa toda la vida del actor y que presenta en la Feria del Libro de A Coruña mañana a las 18.30 horas. El hispano-argentino, más conocido como Pepe Bódalo, es uno de esos intérpretes sin los que no se entendería el teatro en España. «Su figura sigue siendo un referente para muchas personas que comienzan en el mundo de la interpretación, y este libro pretende servir de referencia a todos aquellos que dan sus primeros pasos sobre las tablas», señala Arévalo. La biografía cuenta con más de sesenta testimonios sobre la vida de Bódalo, un trabajo de documentación de más de un año y medio.

El teatro fue su punto de partida y su pasión. Era el medio de vida de su familia -su padre fue actor y luego empresario teatral, su madre una reconocida actriz-, por lo que se crió en los escenarios. Consideraba la televisión como el medio para entrar en casa de la gente y el cine como una forma rápida de ganar dinero. Pasó largas temporadas en Italia debido a sus incursiones en el espagueti wéstern, actuando en filmes como Django, de Sergio Corbucci.

En el libro se citan algunas de sus cualidades, entre las que destacan «su buena dicción o su meticulosidad para estudiar un personaje». El respeto por el público o la amabilidad con la que trataba a los que estaban empezando son otros de los rasgos que caracterizan su figura. También tuvo un papel fundamental en las regulaciones del sector, entendiendo perfectamente que las condiciones de la profesión tenían que ser otras. Entusiasta del fútbol y amante de la buena comida, su relación con Galicia era tal que incluso llegó a pasar un tiempo en las Rías Baixas con Jaime de Armiñán. Actuó varias veces en el Teatro Colón de A Coruña y cada vez que iba a Vigo, el restaurante El mosquito lo recibía con los brazos abiertos. Arévalo concluye diciendo que «había muchos reportajes en profundidad, pero Bódalo merecía un reconocimiento como este».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

José Bódalo o la admiración hecha actor