Lucía Pérez: «Nunca tengo pesadillas»

La cantante de O Incio se siente orgullosa de su paso por Eurovisión y reconoce que fue «algo muy importante» tanto en su vida personal como profesional


Me encuentro con Lucía Pérez (O Incio, 1985) en un hotel de A Coruña. La pillo justo después de una sesión de grabación de un nuevo programa para TVG (Quérote tanto) pero no hay ni una brizna de cansancio en esta rapaza menuda y vital que transmite espontaneidad y simpatía desde el primer minuto.

-Uno se imagina pocos sitios más bonitos para vivir que O Incio.

-Bueno, en realidad vivo entre O Incio y Oviedo, pero es verdad. Yo creo que la gente que nos hemos criado en el pueblo, en un ambiente rural, aparte de que es más saludable, te permite darte cuenta del valor de algunas cosas. Yo de pequeña decía que quería ser de ciudad, pero ahora sé que la ciudad está bien para un rato; a mí me gustan los pueblos: te curten de otra manera, conoces a tus vecinos, te importan sus cosas y a ellos le importan las tuyas. Compartir siempre es bonito. Por cierto, ponga que soy de Goó, que luego me riñen porque nunca lo digo.

-¿Qué se ve desde la ventana de su habitación?

-¡Uy! Es un cuadro difícil de explicar. Desde la ventana del salón, que es mi favorita, veo el monte de Freixedo, lleno de carballlos y castiñeiros. En el otoño es el espectáculo más grande al que se pueda asistir.

-¿De pequeña ya cantaba?

-Sí, ja, ja. En la iglesia, con mi abuela. En las fiestas me subían al escenario. No sé si era por lo bien que lo hacía o por la gracia que tenía, el caso es que a mí me gustó y a la gente también. Empezó siendo el hobby de una niña pero poco a poco se ha ido convirtiendo en mi profesión. Y cada día que pasa me siento más afortunada.

-Usted es maestra ¿No llegó a ejercer?

-Muy poquito. Yo estudié en Oviedo y di allí algunas clases en actividades extraescolares. Ojalá no tenga que recurrir a esta otra parte de mi vida profesional, porque lo mío es el escenario, el público, las maletas, viajar y no hay vueltas. Esas son mis vitaminas.

-Mucha gente la recuerda por su paso por Eurovisión.

-Sí, claro. Fue algo muy importante en mi vida personal y profesional. Al fin y al cabo soy la única gallega que ha representado a España en Eurovisión. Y muy orgullosa de serlo.

Fue una experiencia brutal que muy pocos pueden vivir. Quizás lamento no haber ido con la canción que me hubiera gustado, pero solo puedo contar cosas buenas y positivas.

-¿Por qué se nos da tan mal? -Porque TVE lo hace mal. No ponen las ganas suficientes y esto tiene que ser un equipo remando todos en la misma dirección. Estoy contentísima por el triunfo de Portugal porque se fueron abajo todos los tópicos. Íñigo me decía que no ganaríamos hasta que presentáramos una canción en inglés. Pues mira, ganó una en portugués, nada festivalera y de un país que no tiene a otros que le apoyen.

-¿Y qué me dice del gallo de nuestro representante? ¿Alguna vez ha tenido una pesadilla en la que le ocurría eso?

-Nunca tengo pesadillas. A veces pienso que debería ponerme más nerviosa de lo que en realidad me pongo, pero seguro que no me querría ver en esa situación. Aunque es algo que le puede pasar a cualquiera.

-¿Qué le gusta hacer?

-Viajar. Pero a todo el mundo le gusta ¿no? No soy muy deportista, aunque me gusta caminar. Hace poco estuve haciendo el Camino con Toñito de Poi y me di cuenta de que el mejor medio de transporte es caminar y que todo es mental.

-¿Cocina?

-Sí. Y me gusta. Mi especialidad son las lentejas.

-De estos,( Albert Rivera, Iván Ferreiro, Bertín Osborne, David Amor), a quién le enseñaría su pueblo?

-A Bertín Osborne, para que vea las haciendas y las casas buenas que tenemos en Galicia, ja, ja.

-¿Qué es lo que más valora en una persona?

-La sinceridad.

-¿Y lo que no soporta?

-A los pesimistas.

-¿Tiene algo postizo?.

-De vez en cuando me pongo cosas postizas. Dejémoslo ahí.

-Y para dormir, ¿qué se pone?

-En invierno, un pijama y hasta calcetines. En verano, camisón.

-¿Cómo se ve dentro de diez años?

-Con mi vida un poco más encarrilada. Me gustaría tener hijos. Y ojalá pueda seguir más o menos como ahora, en los escenarios. Quiero hacerme vieja en los escenarios.

-Dígame una canción.

-Sete chorares, de Vizcaíno, mi hermano.

-Lo más importante en la vida es...

-Vivirla intensamente. Cada segundo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Lucía Pérez: «Nunca tengo pesadillas»