La Capilla Sixtina de Galicia ultima su puesta de largo para julio

La restauración de los frescos renacentistas de Santa María de Nogueira (Lugo) está cerca de concluir

Bienvenidos a la Capilla Sixtina de Galicia Una iglesia de la Ribeira Sacra escondía uno de los mejores conjuntos murales del Renacimiento en la comunidad. Estaban ocultos por cal, hasta ahora.

redacción / la voz

Las vistas al río solían eclipsar a Santa María de Nogueira de Miño, una iglesia románica del siglo XII levantada cerca del meandro de Cabo do Mundo (Chantada). Hace más de diez años, unas filtraciones de agua hicieron temer por la seguridad de su techo. Fue la alerta de un vecino la que destapó el secreto que la cal había ocultado durante siglos: uno de los mejores conjuntos murales del Renacimiento en Galicia. «Empezamos a hacer catas, ventanitas en las capas superficiales para ver qué hay debajo. Fue increíble descubrir que estaba todo el muro pintado», cuenta Yolanda Gómez, una de las restauradoras que trabaja en Nogueira. La magnitud de los frescos del siglo XVI es ahora más palpable tras la retirada de los andamios.

En esta parroquia de la Ribeira Sacra sabían que había algunas pinturas, pero solo se podían ver pequeños trozos. El blanco dominaba en las paredes encaladas a las que asomaban unas manchas que, pensaban, eran humedades. «Na idade moderna cubríronse de cal moitas igrexas e mosteiros, mesmo as paredes da catedral de Santiago. Normalmente, por razóns hixiénicas. Grazas a isto, as pinturas conserváronse debaixo coma se fose un xacemento arqueolóxico», explica el historiador de arte de la USC Miguel Ángel Cajigal.

Participó como asesor en la primera fase del proyecto y también en esta última. «Nun comezo, pensábase que era todo obra dun mesmo mestre, como escribira José Manuel García Iglesias no seu estudo sobre a pintura mural en Galicia. Agora, podemos apreciar que foi pintado por varias mans», continúa.

Un conjunto mural único

Los avances en la restauración solo han servido para constatar una realidad: «É excepcional ter en Galicia unha igrexa cun ciclo de pinturas así, practicamente completo». Cajigal es aquí contundente. «Temos frescos de diferentes épocas, moi seguidas, o que permite ver como foron os cambios estilísticos e de representación. Ademais, hai iconografías que son únicas na comunidade», apunta. Hay una Resurrección, un juicio final («tal vez -añade- o mellor que temos en Galicia»), una Anunciación, la Trinidad o el martirio de san Sebastián.

«A sensación que dá ao entrar, comprendo, pode ser similar á de cando un contempla a Capela Sixtina. Claro que a comparación é desproporcionada. Eu prefiro dicir que Nogueira é a pedra de Rosetta da pintura mural galega», opina Cajigal.

Otro de los motivos de la grandeza de Nogueira es que toda la fábrica de cantería del templo está cubierta de frescos. Desde los muros, al arco toral y la capilla mayor, donde están los más recientes. «Todas las escenas están pensadas para el espacio en el que se han pintado. Todo forma un conjunto», resalta Mar Medina, otra de las restauradoras. Están dando las últimas pinceladas a las policromías del presbiterio, altar mayor incluido. «Los materiales son realmente buenos, algunos traídos de fuera. No hemos encontrado en Galicia unos pigmentos semejantes», subraya su compañera Mar, ambas de la empresa Crea Restauración.

Pendiente de sus progresos, está especialmente emocionado el sacristán de la iglesia. Antonio Vázquez Porto ejerce también de guía altruista de Nogueira. «Creamos unha asociación para dála a coñecer», confiesa. En un descanso, Mar hace balance. «¡Fue pasar del 0 al 100!», exclama. «Cando lles amosamos isto por primeira vez aos veciños, acostumados a ver as paredes brancas, quedaron asustados», dice Cajigal.

Para el historiador, que resalta el papel de la Dirección Xeral de Patrimonio en más restauraciones, casos como el de Santa María evidencian la necesidad de reivindicar un estudio global. «Contamos cun panorama moito máis completo de todo o que temos», concluye.

Nogueira de Miño, a Capela Sixtina da Ribeira Sacra

francisco albo

O conxunto de murais renacentistas da igrexa é considerado como o máis valioso de Galicia xunto co de Banga, no Carballiño

A última fase da restauración da igrexa chantadina de Nogueira de Miño -que se executará durante os primeiros meses do 2017 por iniciativa da Consellería de Cultura- incrementará a importancia do conxunto de murais renacentistas do templo, que xa ocupa un lugar de primeira fila non só no contexto da Ribeira Sacra senón tamén con respecto a todo o patrimonio artístico de Galicia. Así o afirma César Carnero, delegado de patrimonio histórico da diócese lucense, quen considera que «Nogueira é sen dúbida algo excepcional dentro da pintura renacentista galega e só se pode comparar con ela o conxunto de murais da igrexa de Santa Baia de Banga, no Carballiño».

Seguir leyendo

Votación
14 votos
Comentarios

La Capilla Sixtina de Galicia ultima su puesta de largo para julio