Dudamel dirigirá a la Orquesta Sinfónica de Galicia en Santiago

Xesús Fraga
xesús fraga REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

INTERNET

Con el Orfeón Donostiarra interpretarán en el Obradoiro la «Novena» de Beethoven

12 jun 2017 . Actualizado a las 12:47 h.

La Orquesta Sinfónica de Galicia acaba de interpretar las nueve sinfonías de Beethoven dentro de las celebraciones de sus primeros 25 años. El próximo 7 de julio repetirá la Novena, también dentro de otro aniversario, los 300 que cumple el Banco Etcheverría. Lo hará en la plaza del Obradoiro, junto al Orfeón Donostiarra, y con un director de excepción, el venezolano Gustavo Dudamel.

Abanca anunció ayer la celebración del concierto, que se enmarca en la segunda edición de Palabras para Galicia, titulada en esta ocasión 300 años en sintonía, en referencia al Etcheverría, fundado en Betanzos en 1717 y que desde el 2014 está integrado en la entidad financiera. Para Dudamel, actualmente al frente de tres orquestas -la Simón Bolívar de Venezuela, la Sinfónica de Gotemburgo y la Filarmónica de Los Ángeles-, será la primera vez que dirija en la comunidad. Con la Sinfónica de Galicia estarán el Orfeón Donostiarra -que ya ha cantado la Novena con los gallegos en una ocasión anterior, en 1993- y la soprano Marta Matheu, la mezzosoprano Lida Vinyes Curtis, el tenor Marc Salga y el barítono Joan Martín-Royo. 

Libertad y paz

La elección de la Novena como la obra a interpretar en el concierto fue responsabilidad del propio Dudamel, que en marzo dirigió a la Sinfónica Simón Bolívar en la ejecución de las nueve sinfonías de Beethoven en el Palau de la Música Catalana. Para el venezolano, se trata del mejor compositor de la historia, un símbolo desde la música para todas las artes. Dudamel lo considera un ejemplo de libertad creativa, libertad que se puede extender a todos los ámbitos de la vida. De la Novena, en concreto, destaca su mensaje de paz, un legado de Beethoven que nunca ha dejado de tener sentido. Sobre esos tres conceptos, libertad, paz y cultura, Dudamel cree que se debe asentar el trabajo con las generaciones del futuro. El director venezolano también ha defendido esa libertad para proponer diferentes lecturas de la obra de Beethoven, y reivindica la aportación que se realiza desde orquestas no europeas, concretamente latinoamericanas.