La excelencia románica del mestre Mateo preside el Museo del Prado

La exposición es la primera monográfica de la galería dedicada a un artista gallego


madrid

«A la altura de Las Meninas». Así definió Miguel Falomir, director del conservación del Museo del Prado, la exposición Maestro Mateo, que hasta el 26 de marzo podrá ser vista en la pinacoteca más importante de España y que reúne once esculturas correspondientes al trabajo escultórico realizado por el artista entre 1168 hasta la consagración de la catedral de Santiago en 1211. Si excepcional es la obra de Mateo, considerado el escultor español más importante de la historia, lo es también el hecho de que, por primera vez, estas piezas han salido de Galicia.

El mestre Mateo, la fachada del pórtico de la Gloria, el coro pétreo de la catedral y El Pórtico de Galicia son los hilos argumentales en los que se estructura esta muestra que ayer fue inaugurada y que permiten percibir el valor y la trascendencia de lo realizado por el mestre Mateo. La exposición ha sido impulsada por la Real Academia Galega de Bellas Artes, la catedral de Santiago y el propio Prado, y ya ayer fascinó a los asistentes tanto en la presentación matinal como en la inauguración llevada a cabo por la tarde. 

Obra por rescatar

Ramón Yzquierdo, comisario de la exposición, y un experto al máximo nivel y sobre el terreno en la obra del mestre Mateo, además de asegurar la posibilidad de que en la catedral compostelana aún haya obra por rescatar, destacó que «es la primera exposición de escultura románica presente en el Museo del Prado, la primera monográfica que se realiza del mestre Mateo y la primera también monográfica que se puede ver en el Prado de un artista gallego», para realzar también como hitos que desde hoy y hasta el mes de marzo podrán ser visitados por el público. «El mestre Mateo pertenece a Galicia y Galicia pertenece al mestre Mateo», también indicó Yzquierdo para remarcar cómo la figura del gran creador, desde su labor impulsada durante la monarquía leonesa, tal y como puntualizó, lo convierte en gran referente de la escultura y la arquitectura gallega aunque luego su repercusión e importancia se sitúe en el más alto nivel internacional.

Yzquierdo también remarcó que «todo este trabajo que hizo en la catedral, de relevancia y auténtica transformación de la catedral tanto artística, como ceremonial, simbólica y funcional, se llevó a cabo en apenas medio siglo», explicó, para dejar constancia de ese valor añadido que en términos actuales sería el de director de proyecto, aunque en este caso en un edificio de la simbología de la catedral de Santiago.

El comisario de la exposición Maestro Mateo fue desgranando también el origen de las piezas escultóricas presentes en la muestra para mostrar un hilo narrativo y de investigación en el que algunas de las esculturas son de origen de la propia catedral u otras pertenecientes a colecciones privadas.

Respecto a la cuestión de si sería posible que apareciera algo más de importancia relacionada con el mestre Mateo, el propio Ramón Yzquierdo señaló que «siempre que se remueve, aparece algo nuevo en la catedral. Aparecen piezas, como ha sucedido en las obras llevadas a cabo en los últimos 50 años, y aparecerán más», aseguró.

Manuel Quintana, presidente de la Real Academia Galega de Bellas Artes, describió también durante la presentación oficial de la exposición, llevada a cabo en el salón de actos del Museo del Prado, «la importancia que tiene el proyecto para Galicia», dijo. «Hoy, Galicia está más que nunca más cerca del resto del mundo con esta exposición en la considerada primer pinacoteca clásica del mundo. Y también como tierra meiga», añadió.

Daniel Lorenzo, director general de la Fundación Catedral de Santiago, reafirmó la sensación general de los asistentes al concluir que «siento una gran emoción al encontrar al mestre Mateo en el Museo del Prado. A ver el rosetón al fondo sentí una profunda emoción», señaló, además de advertir que cuando tuvo noticias de la propuesta lo primero que pensó fue que sería imposible.

Pero ahora mismo puede decirse que, al menos hasta marzo, el Museo del Prado será objeto de peregrinación para los muchos que querrán conocer como fue hace siglos el pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

La excelencia románica del mestre Mateo preside el Museo del Prado