Mil años de música con la orquesta del pórtico de la Gloria

Fue la primera vez en la historia en que sonaron juntos todos los instrumentos representados en la obra del maestro Mateo

;
Así sonó el Pórtico de la Gloria A medio centenar de metros de su ubicación original en la catedral de Santiago, los veintiún instrumentos esculpidos en el pórtico de la Gloria sonaron por primera vez en la historia todos juntos bajo la dirección del gaiteiro Carlos Núñez

Santiago / la voz

A medio centenar de metros de su ubicación original en la catedral de Santiago, los veintiún instrumentos esculpidos en el pórtico de la Gloria sonaron por primera vez en la historia todos juntos. Lo hicieron en un concierto bajo la dirección del gaiteiro Carlos Núñez, en el que repasaron mil años de la música gallega para conmemorar el 50.º aniversario de la Fundación Barrié.

El concierto arrancó con la Ave Regina, atribuida a san Pedro de Mezonzo, interpretada por Núñez, y acompañado por la música del órgano. Para escuchar alguno de los instrumentos del Pórtico hubo que esperar a la segunda pieza. El organistrum, que tiene que ser tocado por dos músicos, y las arpas sonaron para interpretar Congaudeant Catholici, obra que está contenida en el Códice Calixtino. La orquesta completa del pórtico de la Gloria llegó solo con el Dum Paterfamilias, uno de los himnos de los peregrinos.

Un sonido único que conquistó al público desde el primer momento, que respondía pieza tras pieza con aplausos y durante más de una hora de actuación. El repertorio también incluyó un repaso por las chirimías de las catedrales gallegas o las Cantigas de Santa María de Alfonso X. No faltó tampoco un villancico interpretado con la gaita, «que solo una vez al año tenía permitida su entrada en las catedrales, por Navidad», recordó Carlos Núñez.

La expectación previa por el concierto fue tal que algunos incluso se quitaron los zapatos para ir más rápido y poder sentarse en los primeros bancos y comprobar cómo sonaban las fieles reproducciones de estos instrumentos esculpidos hace más de ocho siglos. Junto a las fídulas, las arpas, el propio organistrum o las trompetas presentes en la obra del maestro Mateo, convivieron la gaita, el órgano o diversos instrumentos de percusión. Carlos Núñez tampoco se quiso olvidar de otros objetos musicales, como el olifante, presentes en la catedral de Santiago, «que está llena de señales de música». Además, también intervinieron el coro Cantabile y la banda de gaitas de Xarabal.

Al final, más de setenta músicos pasaron por el altar mayor para participar en el recital, que tenía como culminación de repertorio la interpretación de la Marcha do Antigo Reino de Galicia, aunque el broche definitivo llegó con una repetición del Dum Paterfamilias, y toda la orquesta de instrumentos medievales resonó junta de nuevo. Por unas horas, el pórtico de la Gloria y sus músicos cobraron vida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
35 votos
Comentarios

Mil años de música con la orquesta del pórtico de la Gloria