El Supremo anula el canon digital: ¿Qué compensación recibirán ahora los autores?

LA Voz / Agencias

CULTURA

XOSE CASTRO

Con su llegada a la Moncloa en el 2012, el PP se cargó el anterior modelo de compensación -que gravaba los dispositivos para copiar- y decidió que la contrapartida a los autores saliese de los presupuestos generales. Es decir, que los pagásemos todos

12 nov 2016 . Actualizado a las 10:03 h.

El Tribunal Supremo tumbó definitivamente este viernes la compensación equitativa por copia privada que se hace de una obra con derechos de autor, más conocida como canon digital, que desde el 2012 se carga a los Presupuestos Generales del Estado. El importe se fija anualmente, «dentro de los límites presupuestarios» establecidos para cada ejercicio. Antes, el Gobierno de Zapatero recompensaba a los creadores con lo que recaudaba de un impuesto en cedés, deuvedés e instrumentos para duplicar obras, como fotocopiadoras. Pagaban solo los que «copiaban». Cuando el PP llegó al Gobierno, empezó a pagar toda España, una decisión contra la que decidieron alzar la voz tres entidades de gestión: Egeda, Dama y Vegap. Entendían que no debían ser las partidas estatales las que financiaran el canon, sino exclusivamente los usuarios que se benefician de la copia privada, e interpusieron un recurso que el pasado mes de junio llevó al Tribunal de la UE a considerar ilegal la tasa. El Alto Tribunal acaba de recoger la decisión, entendiendo como «inaplicables» los preceptos del Real Decreto y declarándolos nulos. 

¿No ha sido siempre ilegal reproducir una obra de otra persona? Copiar música, literatura, cine y otras expresiones artísticas sin el consentimiento de su autor está prohibido por ley. Pero hay una excepción: la copia privada, para uso personal. Sin fines comerciales. Una concesión que exige una contrapartida que recompense a los autores. Por eso el último gobierno socialista gravó los instrumentos para copiar. Por eso el popular instauró el canon, una compensación con la que el Supremo no comulgó. No la consideró equitativa. No se puede garantizar que el coste solo sea sufragado por los que adquieren esa reproducción.

¿Qué alternativas hay ahora? El PP deberá dar con una solución que suplante al polémico canon, un modelo alternativo que regule la retribución a los autores por obras copiadas. «La regulación era provisional, transitoria, a la espera de que en la UE hubiese una directiva clara -argumentó este viernes el ministro Méndez de Vigo al conocer el fallo del Alto Tribunal-. Ahora vamos a estudiarlo con detenimiento y a aprobar un sistema alternativo que satisfaga la jurisprudencia europea y la española».