«Me dejo guiar de manera temeraria por mi intuición», admite la actriz


San sebastián / europa press

Un año después de Apóstata, de Federico Veiroj, y dos después de Magical Girl, Concha de Oro en el 2014, Bárbara Lennie regresa como estrella de María (y los demás). «No tengo criterio racional, ni decálogo de lo que ha de cumplir un proyecto, me dejo guiar mucho, y a veces de una manera temeraria, por mi intuición», admitió la actriz. Ahora encarna a María, una mujer que alcanza la treintena «desconcertada, a contratiempo, incómoda en su piel, sin poder hacer lo que le gustaría ni asumir las responsabilidades que todo el mundo a su alrededor cree que ya ha asumido». Sobre el reto de estar presente en todas las escenas del largometraje, excepto en un único plano, Lennie asegura que no se planteó si cabía la posibilidad de salir «mal parada», aunque reconoce que «asumir el riesgo de todos los planos es atroz». «Me daba vértigo y me lo sigue dando, pero, ¿qué hay mejor?», inquiere la intérprete española de ascendencia argentina.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Me dejo guiar de manera temeraria por mi intuición», admite la actriz