«Strindberg. Desde el Infierno»


Redacción / La Voz

Solo por haber hecho la primera biografía en lengua castellana dedicada al visionario genio de August Strindberg -como subraya el sello Funambulista-, ya merecería Jordi Guinart (Barcelona, 1981) que se le prestase cierta atención. Pero es que además la figura de Strindberg -uno de los creadores del teatro moderno; con él abandonó el siglo XIX- reviste una especial complejidad, hasta el punto de que habitualmente fue tildado de loco. En su obra autobiográfica Inferno, una crónica de sus obsesiones, el dramaturgo -gloria y fundamento de las letras suecas- dejó algunos apuntes de sus durísimos padecimientos mentales. Strindberg (Estocolmo, 1849-1912) se movía en los extremos, entre la prepotencia y la timidez, entre la misoginia y la dependencia de la mujeres; sus contradicciones hacen que su retrato sea difícil de aprehender. Por eso tiene más valor aun el trabajo de Guinart, una amplia y minuciosa investigación que ofrece una visión completa sobre el personaje que matiza las exageraciones y huellas de ficción que fue dejando el autor de La señorita Julia a lo largo de su obra literaria, y los lugares comunes que las interpretaciones rápidas y superficiales fueron generando. El libro de Guinart es un ejercicio de inmersión, una aventura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Tags
Comentarios

«Strindberg. Desde el Infierno»