Veinte años de «Juego de tronos»

La novela de George R. R. Martin que inspiró la popular serie de la HBO y renovó la literatura fantástica fue publicada por primera vez el 1 de agosto de 1996


1 de agosto de 1996. Mal valorada, consagrada al dios Tolkien y condenada a la marginalidad, la literatura fantástica habita en el rincón más oscuro y apartado de las librerías. Allí donde solo llegan los mal llamados frikis.  Entonces salió al mercado un libro de este género de un talentoso y orondo escritor que de niño ya vendía historias de monstruos a sus compañeros de clase. Así arrancaba:

-Deberíamos volver ya -instó Gared mientras los bosques se tornaban más y más oscuros a su alrededor-. Los salvajes están muertos.

-¿Te dan miedo los muertos? -preguntó Ser Waymar Royce, insinuando apenas una sonrisa.

-Los muertos están muertos -contestó Gared. No había mordido el anzuelo. Era un anciano de más de cincuenta años, y había visto ir y venir a muchos jóvenes señores-. No tenemos nada que tratar con ellos.

-¿Y de veras están muertos? -preguntó Royce delicadamente-. ¿Qué prueba tenemos?

-Will los vio -respondió Gared-. Si él dice que están muertos, no necesito más pruebas.

-Mi madre me dijo que los muertos no cantan canciones -intervino Will. Sabía que lo iban a meter en la disputa tarde o temprano. Le habría gustado que fuera más tarde que temprano.

-Mi ama de cría me dijo lo mismo, Will -replicó Royce-. Nunca creas nada de lo que te diga una mujer cuando estás junto a su teta. Hasta de los muertos se pueden aprender cosas. -Su voz resonó demasiado alta en el anochecer del bosque.

-Tenemos un largo camino por delante -señaló Gared-. Ocho días, hasta puede que nueve. Y se está haciendo de noche.

-Como todos los días alrededor de esta hora -dijo Ser Waymar Royce después de echar una mirada indiferente al cielo-. ¿La oscuridad te atemoriza, Gared?

Él se llama George R. R. Martin. Tiene una portentosa imaginación en la que caben siete reinos medievales en los que varias familias nobiliarias luchan de forma despiadada por el poder. Y se revela como un narrador de pluma afilada capaz de matar cruel e inesperadamente a cualquiera de sus personajes, incluso a los protagonistas y a los que con el paso del tiempo se convertirán en los  más queridos por los millones de personas que en todo el mundo leerán sus obras y verán la serie inspirada en ese universo de ficción que desveló entonces, el mundo de Juego de Tronos

Poco a poco -al principio las ventas «no eran espectaculares»- el libro se convirtió en todo un éxito. Al año siguiente ganó el prestigioso premio Hugo. Y compitió por otros galardones, pero también conquistó público más allá de las fronteras del género. Y se encaramó a la lista de superventas del New York Times con una propuesta muy centrada en los adultos, repleta de intrigas, violencia descarnada y sexo. 

Nacido en Nueva Jersey en 1948 y licenciado en Periodismo, Martin fue guionista en los 80 en Hollywood antes de sorprender al mundo con un libro de fantasía medieval para adultos que evitaba muchos de los lugares comunes del género y ponía el acento en las luchas de poder entre varias familias nobles. Y sin maniqueísmos, orcos o elfos. Sí había un enano. Pero no muy convencional, como Tyrion Lannister.

Al correr de boca en boca el nombre de la obra, Juego de tronos,Targaryen, Lannister y Stark empezaron a convertirse en inmortales. Llegaron las críticas elogiosas, los premios, los reconocimientos, la fama y el dinero. Y aparecieron más libros -Choque de Reyes, Tormenta de Espadas- que agrandaron el mito de la aún hoy inconclusa Canción de hielo y fuego. Después vinieron los problemas.

Martin atoró. Y se dispersó. Escritor «lento» y muy dispuesto a acudir a actos, foros y congresos por todo el mundo, desesperó a los súbditos virtuales de Poniente por la tardanza en escribir el cuarto libro de la serie, Festín de cuervos.

Los ansiosos fans, ávidos de nuevos personajes, tramas, sorpresas y giros dramáticos (los libros están estructurados en capítulos narrados desde diferentes y subjetivos puntos de vista); cansados de debatir, filosofar y elucubrar sobre el devenir y la supervivencia de los protagonistas, llegaron a increpar en las redes al autor cuando revelaba en su blog que veía partidos de fútbol americano o béisbol o que había montado un cine en su ciudad de adopción, Santa Fe. También cuestionaron su figura (no está delgado) y su salud.

Tuvieron que esperar más de seis años entre la cuarta y la quinta entrega de la serie, Danza de dragones. Y a Martin su criatura se le fue de las manos. El 2 de enero del 2016, el escritor brindó una triste noticia a sus lectores. El estadounidense, hoy considerado autor de la saga de literatura fantástica más influyente y popular del siglo XXI, publicó en su blog un post demoledor: Vientos de invierno, el libro más esperado de los últimos años, la sexta entrega de su monumental Canción de Hielo y Fuego, no estaba acabado. Y no lo iba a estar cuando se emitiera en televisión la sexta temporada de la serie de la HBO. 

Martin fue contundente en su post. «Creedme, no obtengo ningún placer al escribir estas palabras. Te he decepcionado. Y no eres el único. Mis editores están decepcionados, HBO está decepcionada, mis agentes literarios, traductores y editores extranjeros están decepcionados, pero tal vez nadie esté más decepcionado que yo. Durante meses no he querido nada más que poder decir: "He terminado y entregado The Winds of Winter"... Pero el libro no está acabado». La serie ha acabado adelantando a la obra. Y no hay fecha. Martin no quiere saber nada de ellas. «Estará listo cuando esté listo», escribió entonces, cuando se consumó un drama que de momento no ha restado popularidad a su mundo, la serie, que llegará a las ocho temporadas, mantiene el pabellón muy alto y hay más súbditos virtuales de Poniente que nunca.  

Para celebrar el aniversario, Martin ha hecho un anuncio. Una edición especial ilustrada de aquella novela. Veinte años después, sigue escribiendo. 

 Así es la saga

La saga Canción de Hielo y Fuego no está completa. La componen siete libros; Juego de tronos, Choque de reyes, Tormenta de espadas, Festín de cuervos, Danza de dragones, Vientos de invierno y Un sueño de primavera. Los dos últimos aún no han visto la luz. La serie de televisión basada en esta monumental obra ya ha adelantado lo que cuentan los libros, al menos en algunas tramas. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Veinte años de «Juego de tronos»