«'Maestra' rompe con el estereotipo de mujer pasiva y puramente emocional»

La novelista inglesa rechaza la comparación con «50 sombras de Grey» y reivindica la etiqueta de «thriller»


BARCELONA / E. La Voz

Un fraude en una casa de subastas londinense. Un exclusivo club de sexo sin límites en París. Un complot en el yate de un multimillonario. Un asesinato bajo un puente de Roma. Y una protagonista, la joven Judith Rashleigh, obligada a traspasar todos los límites para poder sobrevivir. Es Maestra (Roca Editorial), la primera novela criminal de una trilogía escrita por L. S. Hilton (Liverpool, 1975). El libro ya ha sido publicado en 32 países y Columbia Pictures (productora, entre otras, de Millenium: Los hombres que no amaban a las mujeres) ha adquirido sus derechos para lanzarlo al cine el próximo año.

-¿Cómo nació «Maestra»?

-Hasta este libro, yo solo escribía biografías históricas. Hace dos años, mi exagente me pidió que escribiera una novela erótica. Hice dos capítulos, pero me dijo que era asqueroso, así que los guardé en un cajón. Muchos años antes, sin embargo, yo había estado escribiendo acerca de una chica que trabajaba en una casa de subastas. Y, de repente, me encontré con estos dos proyectos que, por un motivo u otro, habían sido rechazados. Los puse en común y nació Maestra.

-¿Hay elementos autobiográficos?

-Solo comparto con la principal protagonista la pasión por la ropa y por los cuadros.

-En «Maestra» se describen los trapicheos en el mundo del arte. Como licenciada en Historia del Arte, ¿los ha vivido de cerca?

-He trabajado como becaria en una casa de subastas y también escribo críticas de arte en The Times. Siempre me ha interesado el mundo del arte, cómo funciona el negocio y de qué manera una pieza se convierte de repente en algo que tiene mucho más valor.

-Judith Rashleigh evoluciona de un estado de candidez a otro de amoralidad total. ¿Es «Maestra» un «thriller» psicológico?

-No quiero decir que es un estudio psicológico porque me parece que esta etiqueta es demasiado grande, pero es verdad que el personaje evoluciona de una manera psicológica muy significativa, y eso es lo que quise plasmar en la novela.

-No es una mujer al uso: finge ante los hombres, se mueve por la rabia. ¿Esto es caer en el estereotipo de la mujer como ser del que uno no se debe fiar o, por el contrario, es romper el estereotipo del ser indefenso?

-Para mí, Judith no encarna ningún estereotipo de mujer. No la describiría como un ser diabólico o como una mala persona. Al contrario, a Judith le importa la amistad, le gusta el juego limpio, es una persona con valores. Si yo tenía alguna intención de romper con algún estereotipo era con el de la mujer pasiva, puramente emocional. Quise dibujar un personaje algo despiadado y así reflejar que la mujer también puede asumir ese rol.

-Contiene muchas y candentes escenas de sexo. ¿Reivindica así la sexualidad femenina?

-Reitero que no me quiero alzar ni como feminista ni en defensa de ningún tipo de derecho. Sí es cierto que he leído pocos libros que hablen de sexo explícito desde el punto de vista de la mujer. A lo mejor esta sería mi reivindicación: intentar escribir sobre las mujeres que disfrutan del sexo sin tener ataduras emocionales.

-Usted ya ha publicado otros libros, pero siempre como Lisa Hilton. Este es el primero que publica como L. S. Hilton, ¿por qué?

-Hasta ahora me había dedicado solo al género histórico y me di cuenta de que estaría bien cambiar el nombre para no escandalizar a las tres señoras mayores que leían mis libros [risas]. Es una manera de distinguir los dos géneros.

-¿Qué tal sientan las comparaciones con «50 sombras de Grey»?

-La gente que compara las dos novelas no se ha leído ni la una ni la otra. 50 sombras de Grey no es un libro sobre sexo, sino una novela de amor. Una vez me metí en Amazon para ver las críticas de Maestra y leí la de una pobre señora que decía que se la había leído a conciencia y que le había parecido muy desagradable. Por culpa de un periodista que comparó el libro con 50 sombras de Grey, ahora todo el mundo espera algo así. Y no, Maestra es un thriller donde hay un asesinato, donde se habla de arte del siglo XVII y donde hay sexo. Además, es un libro para hombres y para mujeres, pues hay armas, corrupción, mafia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

«'Maestra' rompe con el estereotipo de mujer pasiva y puramente emocional»