Gregory Peck, inolvidable Atticus Finch

«Matar a un ruiseñor» marcó la carrera del actor, cuyo centenario se cumple mañana


Aunque en lo icónico también es imborrable su periodista Joe Bradley paseando en vespa a la princesa Ana en la comedia Vacaciones en Roma (William Wyler, 1953), su encarnación del abogado Atticus Finch en el drama Matar a un ruiseñor (Robert Mulligan 1962), creado por la escritora Harper Lee, está fijado para siempre en la memoria cinéfila universal y goza de un privilegiado lugar en el patrimonio cultural estadounidense del siglo XX.

Su perfil adusto, de gafas grandes, ligero flequillo ladeado y traje de lino blanco, es el de un ciudadano decente en la ficticia Maycomb de la sureña Alabama, que aun a sabiendas del ambiente racista dominante, acepta defender a un ciudadano negro de la falsa acusación de haber violado a una mujer blanca. Con ese personaje Eldred Gregory Peck se llevaría el Óscar al que aspiró en otras cuatro ocasiones y vio marcada su vida para siempre.

Durante décadas (y en esas se mantiene cien años después de su nacimiento, el 5 de abril de 1916 en California), la elegante figura de Peck, agrandada por su 1,90 de altura, se asoció a la dignidad de un país necesitado de referentes morales. De convicciones demócratas, mecenas de la cultura, en especial liderando campañas a favor de la lectura, desde los años 80 hasta su despedida del cine en 1991 para un breve papel de invitado en El cabo del miedo (Scorsese), Peck dio especial relieve a su actividad social, impartiendo conferencias y, sobre todo, animando a los jóvenes que se iniciaban en el teatro.

Hijo de un farmacéutico, dispuesto a formarse como médico, se matriculó en la universidad de Berkeley y se integró en el grupo de teatro estudiantil. Así se descubrió actor antes que galeno frustrado, desplazándose a Nueva York para mejorar su formación y debutar en Broadway en 1941. Aunque tres años después, con 28, optó por el cine a las órdenes del director de origen francés Jacques Tourneur en Días de gloria, encarnando a un guerrillero ruso frente a la invasión nazi. Desde entonces, y hasta un papel episódico en la tvmovie Moby Dick, en 1998, la estrella californiana superaría el medio centenar de producciones, gozando del privilegio del público entre los años 40 y 60, para iniciar su lento pero digno declive artístico.

No hubo género que se le resistiese, del drama (Las llaves del reino, La barrera invisible) al suspense (Recuerda, El proceso Paradine), de la aventura (Moby Dick, El mundo en sus manos) a la comedia (El millonario, Arabesco) y, sobre todo, sus memorables wésterns: Duelo al sol, Cielo amarillo u Horizontes de grandeza, entre otros.

Una larga carrera de colaboración con estrellas y grandes directores

A lo largo de su dilatada carrera, Gregory Peck compartió reparto con numerosas estrellas de Hollywood, en especial con Audrey Hepburn, en la mencionada Vacaciones en Roma. Con la actriz que interpretó a la mítica Holly Golightly en Desayuno con diamantes Peck mantendría una estrecha amistad que les reunió en causas humanitarias, hasta recibir en 1968 el premio Jean Hersholt, equivalente a un Óscar honorario. La lista de directores con los que trabajó también impresiona: Hitchcock, Huston, Vidor, Wyler, Minelli, Kramer, Kazan, Donen...

Su vida se apagó el 12 de junio del 2003 y la noticia recogía que se había muerto en paz, de puro desgaste biológico. Su cuerpo reposa en una pared lateral de la catedral Nuestra Señora de Los Ángeles, diseñada por Rafael Moneo. Como nunca tuvo agente de prensa ni se dejó mangonear por los estudios más allá de lo racional, ni se le conocieron escándalos ni frecuentaba saraos.

Homenajes

En su centenario se multiplicarán los homenajes. En España, la Filmoteca de Catalunya se adelantó con un ciclo que se completa con la proyección de A Conversation with Gregory Peck, interesante documental realizado el 1999 por la prestigiosa Barbara Kopple.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Gregory Peck, inolvidable Atticus Finch