Una película filipina de 8 horas y ni un minuto de cine español

Spike Lee, Michael Moore, Terence Davies o Mia Hansen-Love, en la 66 º edición del Festival Internacional de Cine de Berlín


Berlín / E. La Voz

Bajo un insólito sol peronista, Berlín desenrolla su alfombra roja para una 66.ª edición que no tiene pinta de plantearse dejar descontento a nadie. Nombres del cine europeo de alta cuna como Terence Davies, con un biopic de Emily Dickinson, Mia Hansen-Love dirigiendo a Isabelle Huppert, Danis Tanovic regresando a los Balcanes en Muerte en Sarajevo y el veterano André Téchiné retomando los juncos salvajes de adolescencias partidas. El penúltimo hurra de viejos roqueros del cine político como Spike Lee o Michael Moore. El retorno al primer plano de Emma Thompson con la adaptación de la supervivencia bajo el nazismo de Hans Fallada en Solo en Berlín. La muy esperada Genius, debut en la pantalla de la estrella del teatro Michael Grandage, con Colin Firth, Nicole Kidman y Jude Law. O el nuevo filme del inquietante Jeff Nichols, Midnight Show, con Michael Shannon, Kirsten Dunst y Sam Sephard.

Todo eso más una apuesta hasta ahora históricamente inédita en un festival de serie A: la programación a concurso por el Oso de Oro de una película de más de ocho horas de duración: un filme, además del temible contemplativo filipino Lav Diaz, con solo 60 piadosos minutos de descanso. La crónica de esa jornada, el jueves 18, será algo así como un maratoniano danzad, danzad, malditos donde la crítica más avant-garde no solo aguantará hasta el final, atornillada a la butaca, sino que pedirá bises, como Alfredo Mayo y los últimos de Filipinas. Me los veo venir. Y, en contraste con los 490 minutos de Diaz, esta Berlinale no tendrá espacio para un segundo de cine español, si obviamos un documental sobre el restaurante vasco Mugaritz, que se incluye en la gastronómicamente importantísima sección de cine culinario.

Claro, esto es solo la punta del iceberg de lo que nos espera después de que Isabel Coixet fregara la gala de inauguración del pasado año con aquel filme de la Binoche entre esquimales. Nos van a castigar por aquello, como poco, con siete años de inhabilitación en Berlín.

De momento, hoy desembarcan los Coen y el reparto all-star de Ave, Caesar, con Clooney, Scarlett Johansson, Ralph Fiennes y mucha alegría y red carpet. Relajémonos, entonces, que aún resta una semana para el dramático non-stop del día filipino.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Una película filipina de 8 horas y ni un minuto de cine español