George Clooney abre la Berlinale con la mirada puesta en la crisis de los refugiados

El actor se reunirá este viernes con Angela Merkel para hablar sobre la situación del millón de personas que ha llegado a Europa huyendo de las guerras y la miserias


El actor estadounidense George Clooney dejó a un lado las bromas durante la rueda de prensa de Ave César en la Berlinale, para anunciar que este viernes quiere conversar con la canciller alemana, Angela Merkel, sobre cómo ayudar con el drama del más del millón de refugiados que han llegado a Europa. «Mañana veré a Angela Merkel y quiero preguntarle qué podemos hacer, cómo podemos ayudar. Eso es lo que por ahora podemos hacer», aseguró el actor, quien lamentó que no haya más información al respecto. «Creo que no se cuenta lo suficiente (sobre los refugiados). Atravesamos una fase política difícil y no se cuenta todo lo que sucede en el mundo», sañaló.

Clooney, que se encuentra en la capital germana para presentar el nuevo trabajo de los hermanos Coen, que inaugura el festival de cine de Berlín, es conocido por su compromiso político. Al ser preguntado por qué no rueda una película centrada en el drama de estas personas que se han visto obligadas a dejar su país, el también realizador explicó que desde el punto de vista cinematográfico la respuesta no puede ser tan inmediata.

No solo se trata de tener un tema que tratar, sino tener un buenos personajes y poder hacerlo de forma más acertada, explicó. «Desde hace tiempo estoy tratando de hacer una película sobre Sudán, un tema en el que me he involucrado mucho, pero todavía no he encontrado la forma adecuada de hacerlo», agregó el actor, de 54 años, que recibió de uno de los periodistas en la sala una reproducción de Pablo Picasso.

El tema de los refugiados es «muy importante», aseguró el director Joel Coen. El año pasado en Cannes una película sobre los refugiados, Dheepan», se llevó la Palma de Oro. «Es difícil apuntar a un tema y decir que se debería hacer una película sobre ese asunto», insistió. En su opinión, quien así lo crea está equivocado sobre cómo nace una historia y cómo se hace cine. «El tema es importante, sí», pero las películas no se hacen así.

Lo nuevo de los Coen destripa Hollywood

Channing Tatum bailando claqué, George Clooney vestido de legionario romano y convirtiéndose en comunista, Scarlet Johansson encarnando a una actriz que vende una imagen virginal pero que se queda embarazada sin pasar por el altar y Tilda Swinton, una reportera de chismes sedienta de cotilleos. ¡Menudo Hollywood el que llevaron los hermanos Coen a la Berlinale con Ave César!.

Los hermanos Coen.
Los hermanos Coen.

Joel y Ethan Coen pusieron en marcha la 66 edición del Festival de Cine de Berlín con una sátira, fuera de competición, sobre las miserias detrás de esa pátina de glamour que siempre acompaña Hollywood y su esfuerzo tan sólo se vio compensado por unos pocos aplausos.

Ambientada en el día a día de los grandes estudios de cine en los años 50, los Coen se inspiraron en historias reales y más de alguna leyenda sobre los protagonistas de esa fábrica de sueños que siempre tenían final feliz. Así, construyen una comedia coral con momentos memorables y espectaculares números de baile o de natación sincronizada, que evocan los años dorados de la meca del cine. «No podemos ser nostálgicos porque no vivimos esa época. Es más bien una versión romántica del Hollywood de los años 50», dijo Joel Coen al explicar que el único personaje real en la historia es Eddie Mannix, un responsable de un estudio que se dedica a arregLar todos los entuertos y los líos de los actores.

«La idea original surgió a raíz de Eddie Mannix, pero es diferente al personaje que Josh Brolin interpreta», agregó el realizador, que junto con su hermano ya inauguró hace cinco años el certamen con True Grit. «Sentimos una inclinación afectiva por cómo se hacía cine en aquella época», añadió.

Clooney, que aparece toda la película vestido con su falda de legionario romano, interpreta a una estrella de Hollywood que es secuestrado por un grupo de guionistas comunistas al que quieren captar para su causa. El actor, que acude a la alfombra roja acompañado de su esposa Amal, se lamentó entre risas que los hermanos Coen le den papeles de personajes con pocas luces y encima que hayan escrito el personaje pensando en él. «Es divertido que se rían de mí», apostilló arrancando las carcajadas de todos los presentes en la sala, inclusive sus compañeros sobre el estrado: Tatum, Brolin o Swinton. Con esta película se da el pistoletazo de salida a diez días de cine en los que 18 títulos competirán por el Oso de Oro

Streep: «Una prueba de la inclusión de las mujeres» 

Meryl Streep ha realizado numerosos papeles a lo largo de su carrera, pero este jueves debuta como presidenta de un jurado internacional en un gran festival: la Berlinale. «Estoy muy comprometida con la igualdad de género, de razas y etnias. Este jurado es una evidencia de que al menos las mujeres están incluidas y de hecho dominan, así que la Berlinale va a la cabeza», dijo Streep, a quien este año acompañan además una actriz (la italiana Alba Rohrwacher), una directora (la polaca Malgorzata Szumowska) y una fotógrafa (la fracesa Brigitte Lacombe).

Son escasas las veces que una mujer preside un jurado internacional de un gran festival. La francesa Isabelle Huppert presidió el de Cannes en 2010, pero en la actual edición de la Berlinale las mujeres son mayoría en el jurado, del que también forman parte el crítico británico Nick James y los actores Clive Owen (británico) y el alemán Lars Eidinger.

Infatigable trabajadora, Streep, que tiene tres Oscar y una interminable lista de premios, dijo estar muy orgullosa de que le hayan pedido hacer esta tarea. «No sé cómo se dirige un jurado, pero aprenderé sobre la marcha», dijo la actriz, que recordó que es madre de cuatro hijos y que por eso sabe gestionar distintos puntos de vista. A pesar de sus 66 años, Streep sigue estrenando varias películas al año en un Hollywood donde soplar velas es una maldición para las mujeres. Hoy destacó en Berlín la importancia de que se sigan haciendo películas y aseguró que estaba ansiosa de tener tiempo para poder sentarse y hablar sobre lo visto en la gran pantalla.

Además, insistió en la importancia de que se juzguen las películas con compasión, una cualidad que tienen que tener todos los artistas pero también necesaria para la vida. Y aunque todavía no se ha proyectado la primera cinta a concurso, la actriz ya ha impuesto reglas a sus compañeros del jurado: les ha prohibido leer el material de prensa de las películas en competición, porque considera que todo ello puede inducir a que haya prejuicios y quisiera que el jurado viese las películas de la forma más «fresca» posible.

Dotes de mando parece que no le faltan a la actriz, que en algún momento de la rueda de prensa recordó que ella era la jefa y, en otro, comentó entre risas que ella tenía dos votos y el resto uno.

A su turno, Owen destacó que siempre es difícil juzgar los trabajos de otros, pero la razón de los festivales es celebrar el cine. «Vamos a premiar a alguien que se beneficie de ello. Tenemos la oportunidad de cambiar la vida de alguien y nos tomamos eso en serio», aseguró. Streep, Owen y el resto del jurado decidirán quién se lleva el Oso de Oro, el máximo galardón del certamen berlinés que este año no ha incluido ningún título latinoamericano a concurso, aunque México está presente a través de la coproducción Soy Nero, del realizador de origen iraní Rafi Pitts. El año pasado el galadón fue para Taxi, del iraní Jafar Panahi.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

George Clooney abre la Berlinale con la mirada puesta en la crisis de los refugiados