Los premios San Clemente darán «un salto» con el respaldo de Abanca

Montse García Iglesias
Montse garcía SANTIAGO / LA VOZ

CULTURA

XOÁN A. SOLER

La entidad financiera patrocinará la convocatoria literaria del IES Rosalía de Castro

29 ene 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Los premios literarios Arzobispo San Clemente, convocados por el instituto compostelano Rosalía de Castro, tienen su continuidad garantizada. Esto es posible después del acuerdo de colaboración sellado con Abanca, que patrocinará la cita los próximos cinco años. El vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, y el director del IES Rosalía de Castro, Ubaldo Rueda, destacaron que el apoyo de la entidad financiera a los galardones, además de garantizar su futuro y darles estabilidad, también contribuirá a su internacionalización. Si en esta 21.ª edición han participado como jurado por primera vez estudiantes de institutos de Inglaterra, Francia, Alemania y Portugal, uniéndose a los del centro compostelano y de otros cuatro gallegos, en el próximo curso pretenden que haya también presencia de alumnos de Chicago, de América Latina y de Moscú.

El patrocinio de Abanca estará destinado a afrontar los gastos de los premiados. «Creemos que podemos ofrecer a los promotores la posibilidad de seguir trabajando edición tras edición con la tranquilidad de saber que el futuro del premio está garantizado y que van a contar con nuestro respaldo en todo aquello que necesiten», señaló Escotet. Además, añadió que el nuevo paso previsto, profundizando en la internacionalización, es «fantástico» puesto que es «una manera de involucrar a los jóvenes en pro de la literatura y la cultura» y representa «un valor agregado extraordinario» por suponer también un intercambio cultural.

Por su parte, el director del centro, Ubaldo Rueda, tras afirmar que el patrocinio les permitirá «dar un salto cara adiante», quiso subrayar que «este apoio económico e este recoñecemento de Abanca son importantísimos». Recordó que es la primera vez en veinte años que logran un patrocinador. «A gran mensaxe -prosiguió- que podemos transmitir con isto é que aquí en Santiago, desde Galicia, podemos facer os mesmos proxectos que en Nova Iorque, Tokio e París».