Sentarse a ver crecer la hierba

Oren Moverman no tiene el genio contemplativo de Éric Rohmer, pero su «estilo documental», su forma de tratar la ficción, capta la soledad urbana de una manera cierta


Para muchos espectadores impacientes, aguantar las dos horas que dura Invisibles será como sentarse a ver crecer la hierba, o a ver secar la pintura, como le decía el rudo detective Gene Hackman a Susan Clark, su mujer infiel en La noche se mueve.

Evidentemente, Oren Moverman no tiene el genio contemplativo de Éric Rohmer, que tanto irritaba a Hackman en aquella película, pero su «estilo documental», su forma de tratar la ficción, capta la soledad urbana de una manera cierta. Son planos fijos, tomados a distancia desde el interior de una cafetería o con la cámara escondida -quizá perdida- tras la masa de cuerpos que vagan por la gran ciudad, filtrando los cientos de voces que se quejan en el espacio sonoro de la metrópolis.

Ya pudimos apreciar este talento irreductible de Overman en la muy convincente The Messenger, en donde también colaboraban sus amigos Steve Buscemi y Jena Malone. Pero es en este filme donde se muestra de forma más genuina, sin concesiones.

En Invisibles, Buscemi es el encargado de abrir la historia, desalojando al vagabundo sexagenario Richard Gere, expulsándolo de un piso patera. El protagonista lleva diez años viviendo en las calles de Nueva York, como un alcohólico sin rumbo, sin hogar, sin papeles, y buscando la redención en el reencuentro con su hija, una camarera disfuncional, interpretada por la talentosa Jena Malone.

Gere está muy bien aquí, haciendo de «santo bebedor» a lo Rutger Hauer, entrando en el juego del director con inteligencia, destruyendo todo el artificio de estrella que le pueda quedar, reeducando su querencia por el método stanislavskiano. Y se une a ese ejército de desheredados, de vagabundos inolvidables del cine, homeless que comenzaron a caminar con Charlot, gente como el Franco Citti de Accattone, los Jon Voight y Dustin Hoffman de Cowboy de medianoche, el Gene Hackman y el Al Pacino de El espantapájaros, el Jack Nicholson de Tallo de hierro, el Robin Williams de El rey pescador o el Robert De Niro de La vida de Flynn.

Ficha

Invisibles. EE.UU., 2014.

Director: Oren Moverman. 

Intérpretes: Richard Gere, Ben Vereen, Jena Malone, Kyra Sedgwick, Steve Buscemi, Jeremy Strong.

Drama. 121 minutos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Sentarse a ver crecer la hierba