Exigen que Cerámicas do Castro sea declarado bien de interés cultural

La familia Díaz Pardo aplaude la iniciativa que permitirá proteger un patrimonio clave para la «memoria histórica de Galicia»


sada / la voz

El Concello de Sada quiere que el complejo Cerámicas do Castro, creado por Isaac Díaz Pardo en 1949, sea declarado por la Xunta Bien de Interés Cultural (BIC), una iniciativa con la que pretende proteger el valor cultural de lo que considera un «conjunto histórico», integrado por la fábrica, el Museo Carlos Maside, el Laboratorio de Formas de Galicia y el taller del propio Díaz Pardo.

La iniciativa, que el gobierno encabezado por la formación Sadamaioría llevará a pleno el próximo día 30, fue aplaudida ayer por José Díaz, hijo del intelectual galleguista, quien considera «moi positivo» que el Ayuntamiento reclame el inicio de la tramitación del expediente, lo que en su día también solicitó el Parlamento de Galicia sin resultado hasta ahora. Por el momento, solo la fábrica de Sargadelos, ubicada en Cervo (Lugo), cuenta con la calificación de BIC, que fue aprobada por el Ejecutivo autónomo en diciembre del 2014.

Díaz destacó que la protección del complejo sadense, ubicado junto a un castro, garantizará que se conserve «un trozo da memoria histórica de Galicia», en referencia al Museo Carlos Maside, que tiene «un gran valor simbólico» y que nació con la intención de rescatar del olvido la plástica gallega contemporánea, cuya trayectoria quedó tronzada por el franquismo. En sus salas, abiertas en los años setenta, pueden verse obras de Francisco Llorens, Castelao, Francisco Asorey, Xosé Frau, Laxeiro, Arturo Souto, Fernández Mazas, Cebreiro, Huici, Cristino Mallo, Maruja Mallo, Francisco Miguel, Xulia Minguillón, Lugrís, Seoane, Mario Granell, Colmeiro o Eugenio Granell, entre otros.

Lo fundamental, el contenido

Díaz destaca que lo fundamental del complejo, que comenzó su actividad en 1949 como la primera fábrica de la nueva Sargadelos, es su contenido y la «idea que hai detrás», pero reconoce que, dada la delicada situación empresarial del grupo, la declaración de BIC conjuraría el riesgo de que el legado de su padre y de Luís Seoane «acabe mal».

Tras la creación de la fábrica sadense a mediados del pasado siglo, en los años sesenta Díaz Pardo y Seoane fundaron el Laboratorio de Formas de Galicia, al que se incorporaría el arquitecto Andrés Fernández-Albalat, y pusieron las bases también para el Museo Carlos Maside y Ediciós do Castro.

«Os Concellos teñen a obriga de protexer, defender, realizar e dar a coñecer o valor cultural dos bens integrantes do patrimonio cultural de Galicia que radiquen no seu termo municipal, e en Sada temos a obriga de defender o complexo Cerámicas do Castro», subrayó, por su parte, el edil de urbanismo de esta localidad coruñesa, Francisco Montouto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Exigen que Cerámicas do Castro sea declarado bien de interés cultural