Emma Lustres: «Estoy segura de que solo los soñadores mueven el mundo»

Emma Lustres es productora de «Celda 211» y «El desconocido» y copropietaria de Vaca Films


No es habitual hacer una entrevista en presencia de un Goya. Emma Lustres (O Grove, 1975) tiene uno y es responsable de un montón. Copropietaria de Vaca Films, aún está saboreando el placer que da que su último hit, El desconocido, se haya colocado con ocho nominaciones. Bajo la torva mirada del cabezón, hablamos de muchas cosas pero, sobre todo, de cine.

-¿Ya tiene preparado el vestido para los Goya?

-No, no. La verdad es que soy muy de última hora. Soy muy presumida, pero ando siempre muy ocupada.

-Irá todos los años...

-Prácticamente todos. Alguno no hemos ido; el que vino después de Celda 211, porque había sido tan apoteósico que al año siguiente no quise ir. Normalmente vamos con diez o doce amigos y como Antonio De la Torre, el actor, va también con varios familiares y amigos, en Madrid hacemos una especie de hermanamiento Málaga A Coruña, una prefiesta de los Goya.

-De pequeña, ¿qué quería ser?

-Uy. Quería ser bailarina, actriz, cantante... Siempre estaba montando shows, me disfrazaba, organizaba bailes, actuaciones con mi hermana en reuniones familiares y luego pasaba la gorra para recibir la propina.

-Vamos, que lo de ser productora lo llevaba en la sangre.

-Sí, ja ja. La verdad es que quienes menos se sorprenden de que haya acabado aquí son mis amigos de la infancia. «Se te veía venir», me dicen.

-Imagino, sin embargo, que nadie piensa de pequeño en ser productor de cine.

-No, claro. Yo estudié Historia y Periodismo en Santiago. Luego hice el máster audiovisual de La Voz y allí encontré lo que de verdad quería hacer. Admito que tuve suerte porque mucha gente joven acaba sus estudios y no sabe qué hacer. Algunos caemos en algo que nos apasiona y otros no. Para estos es una putada, porque al trabajo le dedicas muchas horas de tu vida.

-Y allí conoció a su marido...

-Sí, allí conocí a Borja y nos hicimos novios. Empecé trabajando para una productora pero fue Borja quien me empujó para montar nuestra empresa. Si miro atrás me doy cuenta de lo poco que sabíamos. Pero hicimos muy bien en trazar desde el principio un objetivo y una estrategia.

-¿Cuál era?

-Hacer cine desde Galicia, películas muy ambiciosas comercialmente que pudieran competir en cualquier mercado. Sin complejos. Había gente que decía que éramos unos ilusos, pero hoy estoy segura de una cosa: solo los soñadores mueven el mundo.

-¿Y cómo es eso de compartir el hogar y el trabajo con la misma persona? dicen que no se debe.

-A mí me encanta. Estamos enamoradísimos. Esta profesión es, mentalmente, muy dura y los dos nos complementamos muy bien en lo profesional y en lo personal. Él es un crac de los números, lleva muy bien la parte de empresa y a mí se me da mejor la relación con el talento, la parte pública. Somos muy diferentes pero complementarios.

-Tengo que preguntarle por sus películas del alma

-Uy, ¡hay tantas!. Soy una friki del cine. Tengo montones de películas grabadas en VHS... Me gusta Lo que el viento se llevó, de joven siempre me levantaba el ánimo; Doce hombres sin piedad, Matar a un ruiseñor, Gilda... Y El Padrino II, más que El Padrino I.

-¿Es caro ir al cine?

-No, lo que es carísimo es el pack de cine, palomitas y refresco. Entre las actividades de entretenimiento, el cine es la más barata y popular. Otra cosa es que en este país, con la crisis que pasamos, hasta lo más barato sea caro. Además, el mayor daño que nos ha hecho la piratería es difundir la idea de que, frente a lo gratis, cualquier precio es caro.

-¿Cocina?

-Sí, mucho. Me gusta cocinar e invitar a la gente a comer lo que cocino. Me encanta mi trabajo y mi vida, pero tambén me gustaría poder dedicar más tiempo a mi casa, a mis hijos, a cocinar... A veces pienso en cogerme un año sabático, pero luego también soy controladora y mandona y no lo hago.

-¿Qué es lo más importante en la vida?

-(categórica) El amor. Y lo más importante de mi vida son mi familia y mis amigos. Y lo que tenemos que intentar todos los días es ser buenas personas y educar a nuestros hijos para que lo sean, que es algo que creo que no se hace.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Emma Lustres: «Estoy segura de que solo los soñadores mueven el mundo»