Tomás Alonso: «Las cosas bien hechas están en vías de extinción»

El diseñador vigués afincado en Londres, que ha trabajado para marcas como Camper o Ikea, reivindica el valor de los viejos oficios de Galicia


LONDRES / E. La Voz

El diseñador vigués Tomás Alonso (1974), una de las figuras emergentes del diseño industrial contemporáneo a nivel internacional, recibió a La Voz en su estudio en Londres antes de participar hoy en una conferencia y un taller impartidos en la Fundación Luis Seoane en A Coruña. En el taller de dos días, Alonso se centrará en el diseño y la construcción de una mesa como punto de inicio y de hilo conductor de su obra, ya que ve este objeto como «pieza central en todos los ambientes», en torno al que se encuentra y se comparte el trabajo, la comida y el juego. Y a partir de ahí, destaca, se diseñan ya otros objetos.

Entrar en el estudio de Alonso es poner el pie en un taller donde se respira creatividad por los cuatro costados. Es una gran nave en el norte de Londres que comparte con los que fueron sus compañeros de estudios en la prestigiosa Royal College of Art de la capital británica.

Lo que empezó siendo como «la unión de unos amigos para trabajar juntos y dar solución a los precios de alquiler en una ciudad tan cara como Londres» hace casi una década, se terminó convirtiendo en una fuente de colaboración, compañerismo y buen rollo. «La unión hace la fuerza y aquí se lleva mucho esta mentalidad, a diferencia de cómo se hacen las cosas en España y en Galicia», comenta Alonso, quien cuenta como aquí la gente se anima más a probar y a hacer cosas: «Y si no sale bien, no salió». Alonso también cree que en Londres las cosas «no son tan complicadas a nivel papeleo» y que los ingleses son más atrevidos a dar el paso y montar proyectos sin disponer de una oficina -que inicialmente no sería tan perfecta como en España, pero en la que resulta más fácil «improvisar un poco y buscar alternativas».

Para Alonso hacer un buen diseño no es solo hacer un dibujo y dárselo a alguien para que lo haga, sino que hay que entender primero el material con el que trabajas, cómo se manipula ese material, quién compra ese objeto y dónde se presenta, para poder «diseñar algo que sea coherente con ese contexto».

Este diseñador trabaja ahora en varios proyectos de largo formato y de manera simultánea, que le llevan a países como Italia, Bélgica y Japón. Precisamente, con este último trabaja en diseños de porcelana con empresas niponas del programa Arita 2016, que será presentado el año que viene. «Trabajo con porcelana súper fina de una región que celebrará 400 años lanzando una nueva marca. En los últimos 30 años han perdido un montón de reconocimiento de su trabajo y han caído las ventas. Es una forma de rescatar la industria y la artesanía local a través de una colección internacional que se pueda vender bien fuera de Japón», explica Alonso.

Soluciones al cliente

Atrás queda el diseño de varias tiendas de la marca de zapatos mallorquina Camper, donde reconoce que se sintió «100% diseñador, dando soluciones que le funcionen a este cliente», y no como un artista, a quien ve como el que cuestiona algo. También, celebra el diseño de la caja de Ikea PS 2014, pensada para la gente de hoy que está acostumbrada a hacer mudanzas y a vivir en espacios pequeños. Alonso lo tiene claro y reconoce la importancia de darse cuenta de oficios que se están muriendo en Galicia, citando en concreto el ejemplo de la calle de los Cesteiros en Vigo, donde solo queda uno de unos 70 años de edad. «Las cosas bien hechas tienen valor y están en vía de extinción», lamenta el diseñador.

Hoy a las 19.30 horas Además de los talleres -de asistencia limitada, y que inició ayer y concluye hoy (de 10 a 14 y 16 a 19 horas)-, Alonso ofrece esta tarde una conferencia de entrada libre en la que presenta su trabajo a lo largo de los ocho años en su estudio de diseño industrial en Londres. Con la mesa como hilo conductor, abordará algunos de sus proyectos más representativos.

Votación
5 votos
Comentarios

Tomás Alonso: «Las cosas bien hechas están en vías de extinción»