Raphael, Mario Casas y Blanca Suárez protagonizan «Mi gran noche», el nuevo «desmadre» de De la Iglesia

La intención de esta película es conseguir que el público disfrute de un «momento de locura y de desmadre maravilloso», según el cineasta


El nuevo «desmadre» cinematográfico de Álex de la Iglesia llega a los cines españoles este viernes 23 de octubre bajo el título Mi gran noche y cuenta con un extenso reparto en el que destacan Raphael, Mario Casas, Blanca Suárez, Hugo Silva, Carolina Bang, Santiago Segura, Carmen Machi, Carlos Areces y Pepón Nieto.

El cineasta ha señalado este lunes durante una rueda de prensa celebrada en Madrid que la intención de esta película es conseguir que el público disfrute de un «momento de locura y de desmadre maravilloso».

La película se desarrolla durante la grabación de un programa de Nochevieja que dura varios días, en el que cientos de personas intentan fingir felicidad y alegría. El carismático artista Alphonso (Raphael) es capaz de todo para asegurarse que su actuación tendrá el máximo «share», por encima de Adanne (Casas), su antagonista.

Álex de la Iglesia ha señalado que Nochevieja es el momento en el que «todo país de acuerdo en algo» y cree que refleja un mundo de entretenimiento que antes era «muy cercano». «Me llenaba de ternura y quería mostrar cómo eso ha desaparecido, ya no tenemos un Martes 13 que nos una», ha dicho.

Por su parte, Raphael ha señalado que le encantó la idea de trabajar en este proyecto y ha dicho que a lo largo de su trayectoria ha conocido a ciertas personas que podían parecerse a su personaje. «Sobre todo en ciertos ambientes americanos, más que aquí», ha añadido el cantante, quien ha confesado que ahora, que se encuentra inmerso en una gira sinfónica, echa de menos a todo el equipo. «Me lo pasaba mejor en el cine», ha bromeado.

La idea de contar con él surgió cuando De la Iglesia vio a Raphael saludando en el anuncio de la Lotería, algo que «influyó poderosamente», a lo que Raphael ha respondido: «No me quiero meter en eso, ya sabes lo que opino de ese anuncio».

Preguntado por los Premios Goya, cuyo plazo para presentar proyectos terminó la semana pasada, el cineasta ha señalado que la Academia de Cine manifestó que sería un poco «chocante» y «absurdo» que se presentará la candidatura para que Raphael compitiera en la candidatura de mejor actor revelación. Esto se explica porque desde el momento en el que se creó la Academia, el artista no ha vuelto a actuar.

El lado cómico de Mario Casas

Mario Casas, que protagoniza alguno de los momentos más cómicos, ha agradecido que De la Iglesia le haya dado la «oportunidad» de meterse en la piel de un personaje diferente. «Me lleva al extremo, me da confianza y me deja probar», ha señalado. En este sentido, De la Iglesia ha señalado que «está dispuesto a todo» y que las posibilidades de sus registros son «inagotables». «mi labor ha sido de filtro, de parar un torrente de locuras e ideas», ha señalado.

«Hay muchos actores y directores que tendemos a encasillar, creemos que alguien tiene que hacer algo para sentirnos tranquilos, porque si miráramos facetas de todos el mundo sería ingobernable. Pensábamos que Mario Casas iba a vivir y morir siendo galán pero lo bueno que es puede hacer eso y cualquier cosa», ha señalado.

En cuanto a los retos de la película, De la Iglesia ha señalado que la gran dificultad ha sido poner de acuerdo a las 500 personas que llenaban un mismo plano, en un entorno «muy cerrado» y a una «gran velocidad de texto, diálogo y acción».

En este sentido, el actor Pepón Nieto describe a Álex de la Iglesia como «un vasco exhuberante que te invita a una gran fiesta y no te puedes negar». «Aunque película tenga ese punto caótico él sabía cómo estaba organizado y te da bastante seguridad», ha destacado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Raphael, Mario Casas y Blanca Suárez protagonizan «Mi gran noche», el nuevo «desmadre» de De la Iglesia