Un retrato periodístico abre la guerra entre «Le Monde» y Houellebecq

El vespertino dedica desde ayer y hasta el sábado una serie de artículos sobre el autor en los que queda descrito como un personaje contradictorio y un tirano


París

La publicación esta semana en Le Monde de una serie de artículos sobre Michel Houellebecq le ha valido al diario la oposición abierta del escritor, que ha amenazado con recurrir a la justicia. El vespertino, bajo el título de Seis vidas de Michel Houellebecq, dedica desde ayer y hasta el sábado en varias entregas un completo retrato del autor, descrito como personaje contradictorio y tirano. «Se ha rodeado de una corte de emperador chino. [...] Se presenta como una víctima, como un ser que sufre y al que la literatura ha permitido elevar más allá de su destino. Se ha convertido en un tirano», dice de él un amigo escritor no identificado.

La serie, firmada por la periodista Ariane Chemin, describe en su primer capítulo a alguien que se ha visto superado por su propio personaje, que él mismo ha engendrado. «Es él quien crea su personaje. Nadie tiene derecho a hacerlo en su lugar», asegura el editor Léo Scheer. Le Monde reconoce que el poeta, ensayista y novelista, galardonado con Goncourt, es el autor contemporáneo francés más leído y estudiado en el extranjero. En esa exploración del universo de un escritor a la vez «al margen del mundo y en el núcleo de su época», no minimiza su valía como literato, pero tampoco su controvertida personalidad. El diario acompañó ayer el lanzamiento de un artículo paralelo en el que deja claro que Houellebecq boicoteó su elaboración y animó a sus conocidos a hacer lo mismo. «Rechazo hablaros y pido a la gente que conozco que adopte la misma actitud», respondió a una consulta del periódico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un retrato periodístico abre la guerra entre «Le Monde» y Houellebecq