Canido exporta sus Meninas a Europa

La iniciativa del arte callejero reivindicativo del barrio de Ferrol entra en el circuito de rutas culturales del impresionismo junto a Francia, Italia y Eslovenia


París /Enviado Especial

El barrio ferrolano de Canido y Montmartre, en París, no guardan más parecido que el hecho de estar en una colina sobre la ciudad y que conforman sendos espacios con ciertas pinceladas de pueblo que les confiere personalidad propia dentro de la urbe. Pero Canido y Montmartre están unidos por el arte, porque la iniciativa popular y reivindicativa que transformó las paredes del deteriorado barrio de Ferrol en un museo vivo de reinterpretación de Las Meninas de Velázquez ha colocado a Canido en el mapa de las rutas europeas del impresionismo, que tiene su epicentro en la colina parisina.

El consejo de administración de la asociación Eau et Lumiere, aprobó ayer en París solicitar a la Comisión Europea la inclusión de las Meninas de Canido en la red de Itinerarios Culturales Europeos (el camino de Santiago es el primero de ellos) de la Ruta de los Impresionistas, de la que ya forman parte Francia, Italia y Eslovenia. Eduardo Hermida, promotor y alma de la iniciativa ferrolana, y que entró ayer en el consejo de la asociación europea, presentó la iniciativa en una sesión celebrada en el salón La Guinguette, lugar de reunión de la bohemia impresionista en Montmartre, y en la que alcaldes y autoridades de diferentes localidades defendieron sus propuestas para formar parte de la nueva ruta.

«Que hayamos llegado hasta aquí demuestra que Ferrol, pese a todas las dificultades, tiene mucha vitalidad y es capaz de hacer cosas que son valoradas en Europa», subrayó Hermida tras la asamblea en la que se dio ayer el espaldarazo a las Meninas. Además del artista y agitador cultural ferrolano asistió a las sesión Juan Pedro Luz, de viajes Vento Celta, que lanzará paquetes con la ruta de Canido.

El decidido respaldo obtenido por las Meninas es motivo de orgullo para Hermida, pero apunta: «Ante todo, lo importante de este reconocimiento al barrio y a la ciudad es mérito de los artistas y de los vecinos que han creído y apoyado esta propuesta desde el principio». Pierre Bedouille, presidente de Eau et Lumiere, e Ignacio Fernández, director general y natural de Canido afincado en París desde hace más de 40 años, subrayaron la modernidad de las Meninas y su valor como elemento para el intercambio y la recuperación del patrimonio. «El impresionismo tiene aspectos que encontramos en las Meninas», indica Pierre Bedouille. «La participación y la idea del arte como instrumento para la transformación. Con este espíritu reivindicativo enriquecemos el proyecto del impresionismo», añade.

Las Meninas son la expresión del inconformismo y la rebelión de un barrio castigado por el abandono. Un grito de color contra la ruina que ha vuelto las miradas de muchas personas hacia un lugar castigado por la degradación urbanística. Una forma de reivindicar la necesidad de devolverle un espíritu alegre y algo burlón que un día tuvo. Desde que en el 2008 una acción casi instintiva de Hermida dio lugar a este museo al aire libre, más de 500 artistas han pasado por Canido para dejar sobre las paredes su reinterpretación de Velázquez. En septiembre habrá una nueva edición de las Meninas, que el año pasado reunió a más de 20.000 personas en la «aldea» de Canido.

La recuperación de un espacio degradado impactó a los expertos franceses

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Canido exporta sus Meninas a Europa