Haruki Murakami confiesa que está harto de ser el eterno candidato al Nobel

El escritor, de 66 años, se sincera en un consultorio «online» que acaba de abrir


Tokio / EFE

A Haruki Murakami, el más popular de los escritores contemporáneos japoneses, le causa malestar ser el eterno candidato al Nobel de Literatura. Esta es una de las muchas confesiones que el autor del best seller mundial Tokio Blues (Norwegian Wood) hace en su recién estrenado consultorio online. «Si digo la verdad, es molesto. Porque ni siquiera soy uno de los finalistas oficiales, sino que se trata solo de las apuestas de alguien. Me siento como si fuera un caballo de carreras», escribió el novelista en la página web puesta en marcha el pasado jueves en medio de una enorme expectación. Murakami, de 66 años, contesta así a la pregunta de Kanako, una mujer de 36 años, que quería saber qué opina el literato sobre el hecho de que cada año su nombre salga a la palestra cuando se acerca la fecha de entrega del Nobel de Literatura.

El portal (www.shinchosha.co.jp/murakamisannotokoro) se ha abierto como una ventana al universo del admirado escritor, que responde y se confiesa con bastante sinceridad ante sus fans. Admite por ejemplo que evita releer sus obras porque le da «mucha vergüenza», y que incluso se ha olvidado de qué tratan algunas. «Por eso, cuando las vuelvo a leer por necesidad, descubro algo nuevo», suelta en una de las 46 réplicas que ha dado hasta ayer.

Para Murakami, un auténtico melómano, la música está muy presente en su obra. Sus seguidores, conscientes de esta poderosa devoción, no dejan pasar la oportunidad de preguntarle por una de sus bandas preferidas, la estadounidense Red Hot Chili Peppers (RHCP). «El otro día fui a ver la actuación de Bruno Mars en el Super Bowl, y vi a los RHCP. Siguen siendo muy cool, ¿verdad? Es maravilloso que no maduren. Los humanos estamos abocados a la madurez. Debemos tener cuidado con eso», contesta el autor de Kafka en la orilla, insinuando que él mismo procura no hacerlo demasiado.

Entre un mar de líneas escritas en japonés, un par de tímidos mensajes se cuelan en lengua anglosajona, idioma que Murakami emplea para contestar. Entre ellos, el más reciente, un comentario sobre otra de sus materias predilectas, los gatos. Quién lo diría al ver su respuesta, en la que, por otro lado, deja ver su comprensión y aceptación hacia la naturaleza de los felinos. «He tenido muchos gatos, pero ninguno ha sido nunca muy empático. Simplemente eran todo lo egoístas que se puede ser», apunta.

Interrogantes, opiniones, reflexiones, anécdotas o simplemente confesiones de sus seguidores, que también acuden al escritor nacido en Kioto en busca de un nuevo volumen de su autoría que poder devorar. «A mí también me ha cambiado la vida el escribir novelas, buenas y malas», replica a Tancho, una mujer de 37 años que asegura que sus obras la han hecho mejorar. «Estoy en el mismo barco que usted. Qué le vamos a hacer. Para bien y para mal».

Hasta el 31 de enero

La página web, que admitirá la recepción de preguntas hasta el 31 de enero, seguirá disponible al menos hasta marzo, fecha límite que el literato se ha impuesto para responder al mayor número de mensajes posibles. Es el primer consultorio online en el que el escritor, que ya ha tenido antes diferentes portales para hablar con sus seguidores, participa en nueve años.

El autor de 1Q84 tuvo una página oficial entre 1996 y 1999 en la que intercambió correspondencia con lectores, la cual luego fue recopilada en libros como Souda Murakamisan ni Kiitemiyo (Así es, preguntémosle al señor Murakami). Su editorial, Shinchosha, abrió otra página temporal en el 2002 cuando se publicó su voluminosa novela Kafka en la orilla, y el propio escritor volvió a abrir su web personal durante tres meses en el año 2006.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Haruki Murakami confiesa que está harto de ser el eterno candidato al Nobel