Los Premios Goya calientan motores con la Fiesta de Nominados

EFE

CULTURA

Los candidatos a llevarse una estatuilla el 7 de febrero han celebrado el «maravilloso» año del cine español

19 ene 2015 . Actualizado a las 20:59 h.

Sin los nervios de la gala y dejando a un lado el espíritu competitivo, los nominados a la 29 edición de los Premios Goya han celebrado este lunes el «maravilloso» año del cine español, que el año pasado cosechó en taquilla los mejores resultados de su historia. Ni siquiera Alberto Rodríguez y Daniel Monzón, que con La Isla Mínima y El Niño sostendrán el principal duelo de los premios de la Academia del Cine, con 17 y 16 nominaciones respectivamente, han sacado a relucir las espadas en la alfombra roja de la fiesta que han celebrado esta tarde-noche en los Teatros del Canal de Madrid.

«Soy amigo de Alberto y admirador suyo desde que hizo Factor Pilgrim, y La Isla Mínima es una gran película, con una atmósfera que se te pega al cuerpo y la arrastras durante un mes», decía un exultante Daniel Monzón, que en los Goya de 2010 arrasó con Celda 211. El director mallorquín hizo gala de su faceta de crítico cinematográfico para alabar cada una de las otras películas con las que competirá en la categoría principal y, así, destacó la «sensibilidad» de Loreak, el «éxito mundial» de Relatos Salvajes o la capacidad «hipnótica» de Magical Girl.

En la misma línea, el director de La Isla Mínima, que con Grupo 7 amasó en el 2013 16 nominaciones -aunque luego sólo se llevó dos- aseguraba que, para él, lo más importante del año que ha terminado es «que ha cambiado la percepción del público del cine español». «Hombre, algo espero ganar, pero este año lo veo bastante repartido, es un pálpito», admitía el favorito, que se proclamó «feliz» de que sus dos protagonistas, Javier Gutiérrez y Raúl Arévalo, estén nominados porque han hecho «un trabajo en bloque».