Alerta en Hollywood por el fracaso en taquilla de filmes millonarios

maría estévez LOS ÁNGELES / COLPISA

CULTURA

Las estrellas de «Los mercenarios 3» no convencieron al público para pasar por la taquilla.
Las estrellas de «Los mercenarios 3» no convencieron al público para pasar por la taquilla.

Directores como Lucas o Spielberg auguran una subida del precio de las entradas de hasta 25 dólares para producciones con grandes presupuestos

31 dic 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

Hollywood siempre se ha quejado de perder dinero, del riesgo que supone producir una película y que el público no responda a la inversión. Tres pesos pesados de la meca del cine (Steven Spielberg, George Lucas y Steven Soderbergh) predicen una implosión inevitable en la industria. El fracaso en la taquilla de media docena de películas que costaron doscientos millones llevaría, según ellos, a un cambio sustancial en el precio de las entradas de cine. Para Lucas, la metamorfosis que auguran ocurrirá pronto y obligará a que las entradas de películas de gran presupuesto sean más caras que aquellas producidas con menos dinero. En el futuro que predicen estos gurús, el público tendrá que pagar 25 dólares por una superproducción y siete por una cinta independiente.

Lucas y Spielberg se presentaron ante un grupo de estudiantes universitarios para hablar sobre los grandes cambios que se esperan en el sector. «El gran peligro es una enorme implosión que obligue a un nuevo planteamiento del sistema cinematográfico. El camino a los cines para los productores de películas independientes es cada vez más pequeño. Hay que estudiar nuevos modelos de negocio», manifestó Lucas. Siguiendo la ruta de las películas que han fallado en el 2014 se encuentran títulos como Transcendence, que costó 100 millones y recaudó en la taquilla norteamericana menos de 25. Es el cuarto fracaso seguido de Johnny Depp tras El Llanero Solitario, Sombras tenebrosas y Los diarios del ron.

El año que termina iba a ser el renacimiento de Kevin Costner. Sin embargo, el público no respondió y sus dos últimos filmes -Jack Ryan: Operación Sombra y Draft Day- se hundieron en la taquilla estadounidense. Los 137 millones que recaudó la primera película en el mercado internacional no llegan para compensar los gastos de márketing y producción invertidos.