«En esta serie de trabajos, con el pentagrama vacío, vi que mi pieza de sonido es el silencio»


Sandra Cinto vuelve a Galicia. Estuvo hace siete años en el Museo de Arte Contemporánea Gas Natural Fenosa, MAC, de A Coruña con la instalación A travessia difícil, para la que elaboró ocho mil barcos de papel. «El trabajo fue bonito porque los barcos cruzaron de verdad el océano: vinieron de Brasil, de aquí volvieron a Brasil, a Nueva York y ahora están en Suiza». Fue su primer trabajo con el cuadro La balsa de la Medusa de Géricualt que está en el Louvre y muestra un naufragio.

-¿Por qué ese cuadro?

-Fue un accidente que impresionó mucho en Europa. Los supervivientes tuvieron que cometer canibalismo. Empecé a utilizar esa imagen como una forma de decir que hoy tenemos las mismas tragedias. Estudié la historia de Galicia y descubrí que de aquí salieron los barcos para América, salió la emigración. Ahora es un tema muy urgente en Estados Unidos desde Cuba, en Europa los que vienen de África y también en Brasil los que vienen de Haití.

-¿Qué obra trae ahora?

-Esta es una nueva serie de trabajos que presento acá en la que quiero hablar de la necesidad del silencio. La instalación se llama En silencio número dos, la número uno fue hecha en Matadero Madrid. La idea es crear un espacio donde vive un artista, un músico, que pasa muchas noches de su vida solo en esta habitación, intentando hacer una composición perfecta. Y va arrugando los papeles que son impresiones de dibujos que hice para la exposición. Son 12.000 papeles arrugados y con ellos la habitación se va convertir en un paisaje.

-¿Por qué tantos papeles?

-Lo primero es un homenaje a la hoja de papel en blanco, que para mí es un espacio impregnado de potencia, donde todo emerge con fuerza. Y luego arrugar, jugar con ese gesto que es como arrugar el pan, el barro, rescatar un gesto muy rudimentario como es el de amasar.

-¿Y el silencio?

-Quiero invitar al púbico a participar del silencio. El contrabajo de la instalación no tiene las cuerdas. Vamos a crear con la luz una atmósfera muy silenciosa para que la disfrute el público. Tengo muchos amigos que han trabajado mucho con el sonido y Susan Philipsz ganó el premio Turner con una pieza de sonido. Me preguntaba: ¿cuál podría ser mi pieza de sonido? Ahora comprendo, con esta serie de trabajos, con el pentagrama vacío, que mi pieza de sonido es el silencio.

-¿Por qué apoya las estructuras, los bancos, con libros?

- La idea es hablar de la importancia de los libros y de la condición de mi país con 15 millones de analfabetos. Producir un libro en Brasil es una fábula, es muy caro. Por eso también es un homenaje a España que ha hecho muchos libros para artistas, especialmente los más jóvenes. [Y acaricia la tapa del libro Sandra Cinto. La otra orilla, publicado por el Centro Atlántico de Arte Contemporáneo de Las Palmas].

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«En esta serie de trabajos, con el pentagrama vacío, vi que mi pieza de sonido es el silencio»