Una añada colosal, de Godard y Cronenberg a los castores zombis

La 47.ª edición del Festival de Sitges dará a conocer esta tarde su palmarés

El cineasta norteamericano Joe Dante, que presenta su última película «Burying the Ex».
El cineasta norteamericano Joe Dante, que presenta su última película «Burying the Ex».

E. La Voz

Esta 47.ª edición del Festival de Sitges, que esta tarde conocerá su palmarés, anuncia temporada bárbara de los tres géneros que el certamen abarca, el fantástico, el terror y el thriller. Un top de 38 películas en concurso, entre ellas dos firmas de la autoría máxima, Godard y Cronenberg, premiados ya en Cannes, el primero por la lucidez en el uso del 3D de Adieu au langage y el canadiense por la demolición del star system de Hollywood en la insana Map of the Stars.

Como anunció el miércoles el director del festival, Ángel Sala, el futuro de Sitges pasa por ser algo así como un Toronto mediterráneo. Y ya en esa línea de inmenso contenedor, de lo visto en estos nueve días tendrán mucho recorrido el wéstern de tono apocalíptico The Rover, que firma David Michod, autor de Animal Kingdom, con Guy Pearce y Robert Pattinson, y dos películas sobre la suplantación de personalidad, The Guest y, sobre todo, The Double, una magnética adaptación de Dostoievski trufado de vetas orwellianas que protagonizan un Jesse Eisenberg clonado y Mia Wasikowska.

Tres revelaciones

Tres importantes revelaciones como voces propias: la compañera del austríaco Ulrich Seidl, Veronika Franz, que en Goodnight, Mommy, nos remite al clásico de Robert Mulligan El Otro; la popular Mariane Satrapi, directora por primera vez en solitario con The Voices, algo así como un reverso inesperadamente macabro del Doctor Doolittle; y el norteamericano David Robert Michell, quien con It Follows homenajea al John Carpenter de los Halloween. Precisamente el maestro Carpenter clausura hoy esta añada fecunda para el fantastique con Burying the Ex, su aportación, con humor sabio y cuatro duros de presupuesto, a la moda del cine zombi. Naturalmente, el subgénero de muertos vivientes alcanzó cotas de delirio, con una jornada donde compartieron programa nazis, castores y futbolistas, todos ellos, claro, rematadamente zombis.

Thrillers de lujo hubo en esta 47.ª edición. La French es una poderosa evocación de la edad de oro de la mafia marsellesa, con reminiscencias de Scorsese. La también francesa Colt 45, de Fabrice du Weitz, es un polar seco, percutante. 71, de Yann Demange, se mete en el ojo del infierno norirlandés para convertir Belfast en escenario de una Belfast dantesca, pura pesadilla. La también británica Starred Up, de David Mackenzie, se hará un espacio entre el más grande cine carcelario. Filth es una adaptación de la Escocia desquiciada de Irvine Welsh. Cold in July, de Jim Mickle, es serie negra de lujo, como unos Coen embrutecidos y dos veteranos como Sam Shephard y Don Johnson rescatados para la proteica causa.

Y para los anales queda el rescate cinéfilo de la cinta de Ted Kotcheff Wake in Fright, absoluta obra maestra, en su día prohibida por la dureza con la que destrozaba el australian way of life, y sobre la que habrá que volver cuando concluya, esta tarde, el festival.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Una añada colosal, de Godard y Cronenberg a los castores zombis