Luz Pozo prepara un epistolario con cien cartas de Vicente Aleixandre

Rodri García A CORUÑA / LA VOZ

CULTURA

Luz Pozo, en un acto reciente en la sede de la Real Academia Galega, a la que pertenece.
Luz Pozo, en un acto reciente en la sede de la Real Academia Galega, a la que pertenece. marcos míguez

La académica publicará este año un nuevo poemario, «La rosa de Borges»

16 jun 2014 . Actualizado a las 11:59 h.

Ha sido la escritora gallega más citada durante la última semana, ya que los 10.400 alumnos que se examinaron de selectividad pudieron elegir dos versos de su libro Medea en Corinto para analizar. Es Luz Pozo Garza, que está a punto de cumplir 92 años y su descanso es «seguir escribiendo», apunta. «Estoy terminando un nuevo libro, apresuradamente, para darle el cierre porque nunca lo termino, siempre voy añadiendo cosas», añade.

Y, además de los libros, está la correspondencia que ha ido guardando celosamente, cartas que considera «muy trascendentes». En este sentido avanza que conserva «más de 100 cartas de Vicente Aleixandre». «Yo estoy haciendo la introducción y las están preparando los Pociña, un matrimonio especialista en lengua latina de la Universidad de Granada. Ellos están haciendo la edición crítica, que es un trabajo de mucha revisión, de ver una gran cantidad de cosas», dice Luz Pozo. Estas cartas son fruto de la correspondencia entre el que fuera marido de la autora, Eduardo Moreiras, y Vicente Aleixandre. «Tenían una amistad muy íntima -recuerda la poeta- y Eduardo era un escritor formidable, escribía unas cartas fantásticas». De todos modos, lamenta: «Lo que no tengo es ninguna de las cartas que recibía Vicente».

Sobre el contenido de las misivas, detalla la académica que en ellas, Aleixandre «hace autocrítica de su propia obra, habla de sus amores, de su religión, de su política, de todos los autores de la generación del 27». «Eduardo me dijo que las guardara y nunca me atreví a ponerme con ellas porque es un trabajo muy complejo, es una edición crítica... Lo fui dejando hasta encontrar una persona de toda confianza y ellos [los Pociña] son los idóneos, tienen una biblioteca excepcional de Rosalía de Castro», detalla la escritora. De todos modos, dicho epistolario tardará unos dos años en publicarse, calcula la poeta.