El arquitecto Frank Gehry gana el Premio Príncipe de Asturias de las Artes

El creador del Guggenheim de Bilbao es el sexto arquitecto que obtiene el galardón tras Óscar Niemeyer, Francisco Javier Sáenz de Oiza, Santiago Calatrava, Norman Foster y Rafael Moneo

;
Un arquitecto «para todos» según el jurado Frank Gehry ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2014

Oviedo

El arquitecto estadounidense Frank Gehry, autor entre otros edificios emblemáticos del Museo Guggenheim de Bilbao, ha sido galardonado hoy con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes al que optaban 36 candidaturas de 19 países, han informado fuentes de la Fundación que concede los galardones.

Frank Gehry, que en 1989 recibió el Premio Pritzker de Arquitectura, el máximo reconocimiento mundial de arquitectura, está considerado como uno de los más destacados representantes de la corriente desconstructivista de Estados Unidos. Se convierte así en el sexto arquitecto que obtiene el galardón tras Óscar Niemeyer, Francisco Javier Sáenz de Oiza, Santiago Calatrava, Norman Foster y Rafael Moneo, que lo obtuvo en 2012.

El estadounidense, nacido en Toronto (Canadá) en 1929 y que reside desde los 15 años en Los Ángeles (Estados Unidos), por lo que está nacionalizado estadounidense, y, tras graduarse, comenzó a trabajar en el estudio Victor Gruen antes de trasladarse a París, al estudio de André Remonder, y estudió las obras de Le Corbusier y otros arquitectos europeos que influyeron en sus primeros trabajos.

Frank Gehry, habitual candidato al galardón desde hace años, se impusó en las últimas rondas de votaciones del jurado al videoartista estadounidense Bill Viola y al compositor y director de orquesta español Cristóbal Halffter. El jurado, presidido por el empresario José Lladó, ha reconocido la relevancia y la repercusión de sus creaciones «con las que ha definido e impulsado la arquitectura en el último medio siglo» y caracterizadas por un «juego virtuoso con formas complejas, por el uso de materiales poco comunes, como el titanio, y por su innovación tecnológica, que ha tenido repercusión también en otras artes».

Frank Gehry destaca de su particular estilo las formas semidescompuestas y su idea de que un «edificio, una vez terminado, debe ser una obra de arte, como si fuese una escultura». Utilizando siempre materiales atípicos e innovadores que le llevaron a crear líneas de mobiliario de cartón, en la década de los años 70 comenzó a experimentar en la arquitectura con la yuxtaposición de materiales bastos en inusuales composiciones geométricas, como la casa estudio de Ron Davis (Malibú, California, 1970-1972), que cuenta con una cubierta trapezoidal.

Otras obras de los años 80, como el Museo Aeroespacial de California (1982-1984), le valió a Frank Gehry ya el Premio Pritzker y añadió a su currículo construcciones como el Centro Americano en París (1994) y el Museo de Historia de los Judíos Polacos en Varsovia.

El Guggenheim de Bilbao, su proyecto «especial»

Sin embargo, el edificio que le reportó mayor prestigio internacional fue el Museo Guggenheim de Bilbao (1991-1997), en el que empleó cristal, acero inoxidable, zinc y titanio, mezclados con otros materiales autóctonos como la piedra. Frank Gehry , que pide ser considerado un creador «inacabado», siempre en proceso de «experimentación», logró así en 1997 cambiar una ciudad con un edificio considerado el icono de la arquitectura moderna y ejemplo de transformación urbana. También hizo de él una celebridad mediática, y a la arquitectura, el nuevo objeto de deseo de los políticos para evolucionar una ciudad, también económicamente.

A su juicio, sería un «milagro» repetir el «efecto Bilbao», una ciudad a la que viaja por placer todos los años -la última, en febrero para celebrar su 85 cumpleaños- y que, paradójicamente, le gustaba más antes de la transformación que él impulsó, ya que la «dureza industrial» se sustituyó por jardines «demasiado bonitos». Frank Gehry siempre dice que el Museo Guggenheim fue un proyecto «especial» en el que contó con margen para «explorar con libertad ideas que no había podido explorar en el pasado».

¿Como he podido hacer esto?

Con esa libertad que le concedieron las instituciones vascas Frank Gehry creó un edificio curvilíneo revestido de placas de titanio. «Una de mis obras preferidas, que cuando se terminó me hizo exclamar, admirado: ¿Como he podido hacer esto?». Ese edificio cambió el rumbo de Bilbao, convertida por primera vez en un destino turístico, y de la Fundación Guggenheim, reclamada por ciudades de todo el mundo deseosas de tener también una sucursal museística de esta enseña. «Si fuera lo realmente listo me vendría a vivir a aquí, para disfrutar de la gloria», explicó, una década después de la inauguración, sobre Bilbao, una ciudad que le reconoce su contribución y que próximamente le dará su nombre al puente que unirá la futura isla -ahora península- de Zorrozaurre con el resto de la ciudad.

Tras el Guggenheim Bilbao -elegido en 2010 por Vanity Fair y por la CNN como el edificio moderno más importante del mundo- Frank Gehry hizo otra obra en España, también en el País Vasco, y tiene en construcción una tercera en Barcelona, la Torre de Sagrera. Su segunda construcción vasca fue el hotel de las bodegas Herederos del Marqués de Riscal, en la pequeña localidad alavesa de Elciego, un edificio también con formas onduladas y revestido de titanio, aunque en este caso de tres tonalidades distintas: rosa (en alusión al vino tinto), oro (por la malla que cubre las botellas) y plata (en referencia a la cápsula que cubre el tapón de corcho). Este edificio, inaugurado en 2006 por los reyes de España, fue definido por su creador como «un animal galopando por el campo, expresa movimiento», y aparece como «flotando en medio de los viñedos» e integrado en el entorno.

Un genio de la vanguardia

Aunque para la mayoría Frank Gehry es un genio de la vanguardia, el arquitecto más cool, a otros les parece que está muy metido en el star sistem, a pesar del coste de sus proyectos en un momento de crisis y por el impacto de sus edificios en las ciudades donde construye.

Argumentos a los que contesta recalcando que los arquitectos sirven exclusivamente a los clientes: «Yo no puedo decidir qué construir. Alguien decide lo que quiere, y yo trabajo para ellos».

En 2013 el galardón de las Artes, el primero en fallarse en la XXXIV edición de los Premios Príncipe, fue para el cineasta austríaco Michael Haneke, y antes lo recibieron, entre otros, Riccardo Muti, Norman Foster, Woody Allen, Paco de Lucía, Vittorio Gassmann, Fernando Fernán Gómez, Bob Dylan, Miquel Barceló, Pedro Almodóvar, Óscar Niemeyer, Eduardo Chillida y Luis García Berlanga.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El arquitecto Frank Gehry gana el Premio Príncipe de Asturias de las Artes