Juan Pardo sobre Antonio Morales «Junior»: «Fue compañero, hermano y amigo»

El cantante gallego se acercó a dar el último adiós a su compañero en «Los Brincos» y «Juan y Junior»


Juan Pardo ha tenido hoy un cariñoso recuerdo para un «ser excepcional», Antonio Morales, Junior, y para la época en la que él coqueteaba con Rocío Dúrcal, aunque sin éxito. «Marieta y yo nos reíamos y ellos dos se enamoraron», ha señalado el cantante.

A su llegada al tanatorio de la Paz de Tres Cantos (Madrid), donde se velan los restos de Junior, fallecido ayer a los 70 años, Pardo ha tenido palabras muy elogiosas para quien fuera su compañero primero en «Los Brincos» y luego en «Juan y Junior». Era «un ser excepcional, un niño que creció en la música y que seguía conservando el espíritu infantil con sus nietos», ha afirmado el cantante, para quien Junior fue un «grande de la música. Compañero, amigo y hermano».

Pardo se enteró del fallecimiento de Junior por Manuel González, otro de los miembros de «Los Brincos», con el que estaban planeando una reunión para compartir recuerdos de su época en el grupo que revolucionó la música pop española en los sesenta.

Hace apenas dos meses se vieron por última vez, ha resaltado Juan Pardo, que ha querido negar rotundamente que entre ellos hubiera problemas o enemistades como tantas veces se ha dicho. «Es completamente falso». Comenzaron a distanciarse cuando Pardo coqueteaba con Rocío Dúrcal, pero ella, «con su gracia habitual», le dijo que prefería a Junior.

Y sobre su separación musical, fue porque ambos tenían distinto tipo de planificaciones. A Junior le gustaba el cine y era el mundo al que quería dedicarse, ha recordado hoy Juan Pardo, que ha apostillado con una sonrisa: «él era el guapo del grupo, yo no».

El fundador de «Los Brincos»

Antonio Morales Barreto, más conocido como Junior, fue fundador y alma de «Los Brincos», para muchos los Beatles españoles, y la otra mitad de Juan Pardo en el dúo «Juan y Junior», aunque con los años llegó a ser conocido, más que nada, como el marido y después viudo de la reina de las rancheras Rocío Dúrcal.

El músico era hijo de emigrantes españoles en Filipinas. Nació en Manila el 10 de septiembre de 1943 y se trasladó junto a su familia a España diez años después, primero a Barcelona y después a Madrid.

En 1959, Junior, que había realizado estudios de solfeo y guitarra española, entró a formar parte como vocalista de «Los Pekenikes», el grupo más veterano del pop español, en el que permaneció cinco años.

Fue tras esa experiencia cuando, junto con Fernando Arbex, Manuel González y Juan Pardo fundó, como guitarra solista, «Los Brincos», autores de éxitos inagotables como Un sorbito de champán, Mejor o Borracho.

El grupo se separó en 1966, fecha en la que Antonio Morales formó, ya sólo con Juan Pardo, el dúo «Juan y Junior», que duró hasta 1969.

Asimismo, durante la década de los sesenta formó parte del grupo musical «Los Botines», del que también eran componentes Juan Pardo y Camilo Sesto.

Aunque durante su estancia en «Los Brincos», Junior salía con la cantante Pepa Flores, más conocida como Marisol, el 15 de enero de 1970 contrajo matrimonio, en la localidad madrileña de El Escorial, con la actriz y cantante Rocío Dúrcal.

En dúo con ella realizó algunas actuaciones musicales, pero pronto abandonó el mundo del espectáculo y en 1985 comenzó a dirigir en Madrid un centro de estética especializado en implantación de cabello.

Asimismo se dedicó a la producción y a la composición musical de algún que otro disco, bien para su mujer o para sus hijos. En esta faceta destacan los discos que produjo para sus hijos Carmen y Antonio, de gran éxito en España, Sopa de amor (1982) y Entre cocodrilos (1983).

En 2000, tras treinta años separados, «Los Brincos volvieron», aunque sólo Fernando Arbex y Miguel Morales, con un nuevo disco en agradecimiento al apoyo de sus fans, llamado «Eterna juventud». Cinco años después salió a la venta también un recopilatorio del grupo llamado «Reserva especial».

A finales de 1993, Junior fue sometido dos veces a una operación quirúrgica de gravedad en el hospital Los Ángeles del Pedregal de México, a consecuencia de una pancreatitis aguda.

Rocío Durcal le dejó viudo el 25 de marzo de 2006 tras no superar un cáncer de matriz. De ese matrimonio nacieron tres hijos: Antonio, Carmen (actriz) y Shaila (cantante). La pareja recibió en 2002 la Medalla de Honor de los Amantes de Teruel por llevar más de 25 años casados.

Tras la muerte de Rocío Durcal tuvo problemas con sus hijos a causa de la herencia y cayó en una profunda depresión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
47 votos

Juan Pardo sobre Antonio Morales «Junior»: «Fue compañero, hermano y amigo»