Muere el escritor Gabriel García Márquez

El premio Nobel de Literatura y autor de éxitos como «Cien años de soledad» o «El amor en los tiempos del cólera» falleció en su casa de México a los 87 años. En los últimos días se había agravado su estado de salud


Redacción

Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura, ha fallecido este jueves a los 87 años de edad, según informaron fuentes oficiales de México y confirmó desde Colombia el presidente Juan Manuel Santos. García Márquez murió en su residencia del sur de la capital mexicana, pocos días después de salir del hospital por una infección pulmonar.

El pasado 15 de abril, la familia del escritor sudamericano emitió un comunicado en el que reconocía que la salud del creador de Cien años de soledad era «muy frágil» y apuntaban que existían riesgos y complicaciones «de acuerdo a su edad».

Expectación ante su casa

Decenas de periodistas se encuentran ante la casa de Gabriel García Márquez, en el sur de la capital mexicana, esperando detalles sobre el fallecimiento del escritor colombiano. Desde que se conoció su fallecimiento, han entrado en su residencia varias personas, incluyendo su chófer y un escritor colombiano, Guillermo Angulo.

Un coche fúnebre gris tuvo que hacerse paso entre los periodistas que se agolpaban a la puerta de la vivienda hasta que pudo finalmente entrar. El número de efectivos policiales ha sido reforzado en los últimos minutos para facilitar el paso de las personas que intentan ingresar a la residencia en la que vivió durante los últimos años el Nobel de Literatura 1982. Se desconocen aún detalles sobre el fallecimiento del autor, que fue confirmado por fuentes oficiales tanto en México como en Colombia por el presidente Juan Manuel Santos. Se espera que, como ha ocurrido en otras ocasiones, salga a la puerta de la vivienda algún familiar del autor o algún integrante del equipo médico que lo ha atendido en los últimos días.

Sufrió un cáncer en 1999

Los problemas de salud de Gabriel García Márquez comenzaron en 1999, cuando se le diagnosticó un cáncer linfático. «Hace más de un año fui sometido a un tratamiento de tres meses contra un linfoma, y hoy me sorprendo yo mismo de la enorme lotería que ha sido ese tropiezo en mi vida. Por el temor de no tener tiempo para terminar los tres tomos de mis memorias y dos libros de cuentos que tenía a medias, reduje al mínimo las relaciones con mis amigos, desconecté el teléfono, cancelé los viajes y toda clase de compromisos pendientes y futuros, y me encerré a escribir todos los días sin interrupción desde las ocho de la mañana hasta las dos de la tarde. Durante ese tiempo, ya sin medicinas de ninguna clase, mis relaciones con los médicos se redujeron a controles anuales y a una dieta sencilla para no pasarme de peso. Mientras tanto, regresé al periodismo, volví a mi vicio favorito de la música y me puse al día en mis lecturas atrasadas», declaraba el escritor en el año 2000 en una entrevista al diario El Tiempo de Bogotá.

Su desaparición de la esfera pública y las declaraciones a principios de julio del 2012 de su hermano Jaime acrecentaron los rumores y fueron muchos los que se hicieron eco de la posibilidad de que Gabriel García Márquez padeciera de demencia senil, un rumor que se descartó por completo después de que saliera a la luz un vídeo en el 2012 durante la celebración de su cumpleaños.

El abogado que quería ser periodista

Gabriel José de la Concordia García Márquez, nació en Aracataca, una pequeña aldea del Caribe colombiano, un «domingo 6 de marzo de 1927 a las nueve de la mañana», tal y como él mismo relataría años más tarde en sus memorias. Gabo -alias del que es promotor Eduardo Zalamea, subdirector del diario El Espectador- fue criado por sus abuelos, un coronel retirado y con una larga lista de hijos ilegítimos y una mujer sumamente imaginativa y bastante supersticiosa, que determinarían definitivamente su característico estilo literario.

Considerado por sus compañeros de infancia como un niño tímido, serio y poco aficionado a las actividades deportivas, Gabriel García Márquez inició su camino creativo a la temprana edad de los ocho años, cuando dedicaba sus ratos libres en el internado de Barranquilla en el que se encontraba a escribir poemas humorísticos y a dibujar tiras cómicas.

A pesar de que su gran pasión era la escritura, Gabriel García Márquez decidió matricularse en la carrera de derecho únicamente para complacer a su padre. Es en esta etapa cuando arrancó su andadura como periodista, colaborando en diarios como El Universal, El Heraldo y El Espectador, donde consiguió ser enviado como corresponsal a Europa en el 1955, año en el que se editó su primera novela La hojarasca, cuya trama se desarrolla en Macondo, un pueblo imaginario que años más tarde también acogería el relato de Cien años de soledad, el trabajo que lo consagró.

En 1959, con el triunfo de la revolución cubana, Gabriel García Márquez se trasladó a la Habana, lugar en el que inició una polémica amistad con Fidel Castro, que le otorgó la etiqueta de subversivo y provocó que le negasen durante muchos años el visado estadounidense, una situación que cambió con la llegada de Bill Clinton al poder, después de que el presidente afirmara que Cien años de soledad era «su novela favorita».

Aunque Gabriel García Márquez nunca terminó sus estudios superiores algunas entidades como la Universidad de Columbia en Nueva York, le han nombrado Doctor Honoris Causa.

«Cien años de soledad»

La popularidad de Gabriel García Márquez se disparó tras la publicación de Cien años de soledad en junio de 1967. En solo siete días consiguió vender 8.000 copias y la novela se conviertió en una de las obras más traducidas (fue adaptada a 37 idiomas). Dieciocho meses fueron necesarios para que Gabriel García Márquez creara la mundialmente reconocida historia de la familia Buendía, cuyos avatares tienen lugar en Macondo y que actualmente es considerada como uno de los grandes referentes del realismo mágico.

Cien años de soledad y otras como El amor en los tiempos del cólera (inspirada en la historia de amor de sus propios padres) son un gran ejemplo de la capacidad de Gabriel García Márquez de crear mundos semejantes al cotidiano pero totalmente diferentes al mismo, diluyendo de una forma muy natural los límites entre lo verdadero y lo fantástico. Precisamente estas fueron las causas que llevaron a la laudatoria de la Academia Sueca a concederle en 1982 el Premio Nobel de Literatura, convirtiéndole en el primer colombiano y el cuarto latinoamericano en ser reconocido con este premio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

Muere el escritor Gabriel García Márquez