Oscars 2014: «Frozen» contra todas por el premio a la mejor película de animación

La gala está marcada por la ausencia de Pixar, que en la anterior edición se hizo con cinco estatuillas


Este año, las cinco candidatas al Oscar de animación se dividen en dos bandos claramente diferenciados: quienes apuestan por lo último en tecnología digital y dos estudios extranjeros que confían en técnicas más tradicionales.

En una edición marcada por la ausencia de Pixar, que se alzó con cinco de las últimas seis estatuillas, Disney parece llevar todas las de ganar con su exitosa Frozen, aunque Los Croods de DreamWorks podrían dar la sorpresa.

Suena en algunas quinielas de expertos de los Oscars. Los Croods: Con las secuelas del ogro Shrek agotadas y las de Kung Fu Panda y Madagascar aún en marcha, DreamWorks dio la sorpresa en la pasada Berlinale presentando la divertida historia en 3D de una familia cavernícola cuyo tambaleante mundo está a punto de llegar a su fin. Kirk DeMicco y Chris Sanders (How to Train your Dragon) relatan con humor y ternura el conflicto entre la joven Eep, a quien da voz Emma Stone, y su testarudo padre Grug (Nicolas Cage), cuando irrumpe en sus vidas de cazadores un avispado muchacho conocedor del fuego (Ryan Reinolds). Con ecos al clásico de los 80 The Land Before Time y un dominio técnico que le ha valido tres premios Annie, parece que Los Croods darán la pelea hasta el final.

Otra candidata al Oscar es Gru, mi vilano favorito 2: Aquello de que segundas partes nunca fueron buenas se desdice con la secuela del villano más encantador de la gran pantalla. Y es que Gru (a quien da voz Steve Carrell) y sus millones de divertidos minions no sólo situaron a Universal en el competitivo panorama de la animación, sino que se reinventan con nuevos gags y una trama que adquiere ahora cierto cariz romántico: Pierre Coffin y Chris Renaud introducen en escena a Lucy, una agente especial de armas tomar que entusiasma a las tres huérfanas adoptadas por Gru. De momento, ya se ha anunciado la tercera entrega y un spin-off protagonizado por los minions, un filón que los estudios no dudan en exprimir ante sus excelentes resultados de taquilla.

Ernst y Celestine: La más desconocida entre las cinco nominadas al Oscar es una delicatessen francesa dirigida por Benjamin Renner, Vincent Patar y Stéphane Aubier, que demuestran que sigue habiendo espacio para otra animación muy distinta a la de Hollywood. Estrenada en la Quincena de los Realizadores de Cannes, donde ganó una mención especial, adapta las aventuras ilustradas de la belga Gabrielle Vincent sobre la improbable amistad entre un harapiento oso y una avispada ratoncita. La animación más artesanal, con un estilo naturalista y predilección por la acuarela, sirve también para lanzar un mensaje de humanidad en un mundo lleno de prejuicios.

Frozen: La gran favorita al Oscar es la tercera película de animación más taquillera de la historia -la primera sin contar franquicias- y aún sigue en cartel camino de llegar a los mil millones de dólares recaudados. Disney vuelve a sus orígenes con esta aplaudida adaptación del clásico de Hans Christian Andersen La reina de las nieves, dirigida por Chris Buck (Tarzán) y la debutante Jennifer Lee y que además también está nominada en la categoría de mejor canción (Let It Go). La casa del ratón Mickey moderniza el cuento de hadas sin renunciar a ese sabor de otros tiempos y con ración doble de princesas, un sutil equilibrio que unido a una impecable factura técnica le ha valido ya el Globo de Oro, el Bafta, el Critic's Choice y cinco premios Annie.

Se levanta el viento: La noticia cayó como una bomba en el pasado Festival de Venecia: el maestro japonés Hayao Miyazaki, ganador del único Oscar para un film animé por El viaje de Chihiro, anunció que Se levanta el viento sería su última película. Si la conquista de las nubes siempre fue una de sus obsesiones, ahora esa fascinación cobra nuevas pinceladas de realismo para contar la vida -en su versión más romántica- del ingeniero Jiro Horikoshi, creador del famoso avión de combate Mitsubishi A6M Zero con el que Japón bombardeó Pearl Harbor. El característico universo onírico de Miyazaki se despliega en los sueños de Horikoshi, aunque la fantasía tiene menos relevancia en esta pequeña joya de los estudios Ghibli que supone el adiós de uno de los grandes rostros de la animación tradicional.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Oscars 2014: «Frozen» contra todas por el premio a la mejor película de animación