La Agrupación Cinematográfica crea un archivo de cine doméstico

La nueva entidad promoverá actividades formativas y de investigación


redacción / la voz

Hoy se oficializa el nacimiento de la Agrupación Cinematográfica Galega, una nueva entidad que nace con el objetivo de «facilitar la formación, la producción y la investigación cinematográfica en Galicia». Y lo hace con la creación de un archivo dedicado al cine doméstico, dedicado a «conservar, clasificar y difundir los materiales fílmicos que retraten la historia de Galicia desde la mirada espontánea y sincera del cine no profesional». En la web de la Agrupación (agrupacioncinematograficagalega.com) ya se pueden ver las primeras grabaciones recogidas, que van desde un safari en Suazilandia en 1975 hasta imágenes en alta mar, pasando por celebraciones familiares, comidas campestres en la década de los sesenta o tomas de la catedral de Santiago. Para ampliar los fondos del archivo, la Agrupación, cuya sede se encuentra en Vigo, ofrece un servicio gratuito de digitalización de películas Súper 8, VHS y 16 milímetros.

Según explica uno de los fundadores del colectivo, Pablo Gómez Sala, también se contempla en un futuro la geolocalización de las grabaciones archivadas. «La idea es retrata por dónde se han movido los gallegos, a través de películas que han hecho aquí o fuera, junto a las que grabaron otros a su paso por Galicia. Es una forma de focalizar una mirada en torno a una comunidad», detalla. La Agrupación también pretende contactar con las Casas de Galicia situadas en otros países de cara a recopilar más material fílmico.

Este interés por el cine doméstico también forma parte de la filosofía de las actividades del nuevo colectivo. «Nuestra intención no es montar una agrupación súper intelectual, aunque claro que nos interesan los aspectos intelectuales del cine, pero lo que nos gustaría es habilitar espacios de formación al margen de los circuitos comerciales sin renunciar a la calidad ni al entretenimiento», describe Pablo Gómez. De especial interés para la entidad es fomentar el cine y su lenguaje entre los jóvenes y encontrar a «gente con talento para contar historias». Entre las próximas actividades se cuenta llevar a los niños a un contacto directo con los formatos anteriores al propio cine, el llamado precine. De momento, lo más inmediato es el curso de máscaras de látex que impartirá Alberto Hortas, conocido por sus trabajos en El laberinto del fauno, entre otras. «No solo es uno de los mejores en su especialidad, sino que también es dinámico y divertido, lo que buscamos para nuestras actividades», concluye Gómez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

La Agrupación Cinematográfica crea un archivo de cine doméstico