Volver con vida


Tomasevic ha ganado el World Press Photo. No me sorprende. Cuando Goran Tomasevic desembarca en un conflicto sus fotos brillan sobre las demás. Es como si todas las imágenes tomadas hasta ese momento fueran un sencillo e insuficiente prólogo. En la redacción solemos decir: ya ha llegado Tomasevic. Utilizando un símil taurino es un fotógrafo que se arrima. Y mucho. El jurado ha reconocido una serie de doce fotografías en las que un comandante rebelde sirio recibe un disparo y sus compañeros, sin éxito, intentan evacuarlo. Tomasevic está a pocos metros de esa escena. La bala podría haber sido para él. Y podría haberla recibido también en Afganistán, en Libia, en Siria, en Nairobi y ahora en Sudán. Nadie sabe qué empuja a un fotógrafo de guerra a enfangarse en todos los infiernos de este mundo. El auténtico premio de Goran Tomasevic es volver con vida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Volver con vida