Redacción

La Super Bowl es un macroevento deportivo que genera tanto interés deportivo en Estados Unidos como extradeportivo fuera de él. El espectáculo del intermedio, instaurado mediados los 80 para dar un gran número musical que alivie el mayor parón de un deporte lleno de parones, y la escalada de anunciantes pegándose por un caro escaparate mundial han ayudado a que audiencias millonarias se junten para ver un evento ajeno a su entorno.

Los anuncios de la Super Bowl son objeto de comentario al día siguiente casi tanto como el rendimiento de los quaterback estrellas. Los precios para la edición del 2014 subieron a los 4 millones de dólares por insertar un spot de 30 segundos. Alimentación, coches, bebidas alcohólicas... son los principales inversores en un mercado que se ha disparado con el eco de las redes sociales. Precisamente esta respuesta es la que sitúa al anuncio de la cerveza Budweiser como el ganador indiscutible de este año. La tierna historia de amistad entre un cachorro de Golden Retriever y un caballo lo ha convertido en el vídeo más compartido entre los anunciantes de esta Super Bowl.

Una camada de anuncios para la Super Bowl protagonizada en buena parte por el humor (un clásico) pero también por la nostalgia ochentera e incluso noventera. Un anuncio del yogur griego de Danone reunió a los Padres Forzosos de la serie (sin gemelas Olsen de por medio).

Budweiser también triunfó con otro anuncio para su cerveza light, en la que Arnold Schwarzenneger aparece vestido como un Bjorn Borg mayor dispueto a jugar una partida a muerte de tenis de mesa.

Mientras, las tiendas de electrodomésticos RadioShack optaron por juntar un montón de clichés de los 80 y 90 para escenificar un saqueo cultural de sus tiendas.

La nostalgia también reunió al reparto de Seinfeld para anunciar un canal de comedia, y sin irse tan lejos, Kia recuperó a Lawrence Fishburne en su rol de Matrix. Hubo también tiempo para el célebre anuncio de la polémica con Scarlett Johansson, pero más celebrado fue otro momento nostalgia y de patriotismo americano con Bob Dylan protagonizando la propuesta de la automovilística Chrysler.

Hay quien ha elaborado también la lista con los peores anuncios de la Super Bowl, y quien ha mostrado su sorpresa sino estupefacción con un anuncio de la Iglesia de la Cienciología.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Budweiser gana la Super Bowl de los anuncios