El regreso de Bowie o el talento del cine gallego, entre lo mejor del 2013

Luz Casal, Xoel López o Iván Ferreiro acreditan el momento dulce del pop

Casás, en la inauguración de <span lang= gl >«O agora xa foi e o denantes será»</span>.
Casás, en la inauguración de «O agora xa foi e o denantes será».

Redacción / La Voz

Han pasado más de cinco años desde el derrumbe del gigante estadounidense Lehman Brothers, y el mundo de la cultura se sobrepone como puede a una crisis económica demasiado larga. La producción del 2013 no llama la atención por su salud, pero tampoco representa una caída fatal con respecto a ejercicios anteriores. El cine lo sigue pasando mal por la falta de ayudas y de financiación, la música trata de reinventarse con el acicate de la piratería, un mal que comienza a afectar al libro... Un bache que el gran mercado del arte sortea con holgura. En el cine, el panorama exhibidor español vive una convulsión: la crisis de espectadores por el tarifazo del IVA (del 8 al 21 %) y unas 800 salas que penden de un hilo a causa del apagón analógico (en pocos meses ya no habrá copias en celuloide y la reconversión digital ronda una inversión de 50.000 euros por proyector). Lo que sigue es un somero balance de lo mejor del 2013 en seis campos (música, música clásica, cine, arte, letras galegas y literatura en español).

Música

Bowie, el regreso de un mito. Por sorpresa, el Duque Blanco volvió a la actualidad con un disco notable, The Next Day, en el que mira hacia atrás para asentarse con solidez en el 2013. Desgraciadamente su amigo, Lou Reed, se fue meses después. Tras David Bowie, Miley Cyrus descuella con fuerza. A Lady Gaga le salió una competidora en mezclar pop y polémica. La ex Hanna Montana explotó desnudos, drogas y sexo. Y, ante el pésimo estado del mainstream, se hizo con su trono. Más discreto Pharrel Williams, el hombre en la sombra, dejó constancia de su talento en Get Lucky, la canción de Daft Punk que canturreó medio planeta. También Happy, la que arrasa ahora. Ambos son dos espléndidos ejercicios de funk-pop para todos los públicos que brillaron con luz propia. Una gallega de Boimorto, Luz Casal, dio que hablar por el reconocimiento a su carrera. Ella concentra sus energías en la presentación de Almas Gemelas. Pero lo cierto es que el Premio Nacional de las Músicas Actuales supone un mojón (otro más) en su carrera. Galicia destaca a nivel nacional con otros artistas: si Iván Ferreiro o Xoel López viven un momento dulce, en el indie grupos como Triángulo de Amor Bizarro, Das Kapital o Disco las Palmeras certifican esta edad de oro musical.

Música Clásica

Relevo en la OSG. Para la música clásica tampoco ha sido un mal año. La complicada transición en la dirección de la OSG (Orquesta Sinfónica de Galicia) ha culminado con éxito: su nuevo titular, Dima Slodebeniuk, parece haber conquistado por igual a público, crítica y profesores. También brillantemente se saldaron en Galicia las celebraciones del bicentenario de Wagner con el feliz estreno de Tristán e Isolda bajo la batuta de un grande, Eliahu Inbal. El compositor Fernando Buide obtuvo el premio BBVA de composición, lo que confirma el buen momento que viven los jóvenes creadores. En los conservatorios la demanda de plazas crece, y, pese a los recortes, hay más interés por la música que nunca. Un nueva generación de jóvenes directores españoles empieza a abrirse paso con firmeza el extranjero, con Pablo Heras Casado, Guillermo García Calvo, Juanjo Mena y Ramón Tebar como principales exponentes.

Cine

Luis Buñuel, de actualidad. La figura del director aragonés está más cerca gracias a los libros Luis Buñuel, novela, de Max Aub (Cuadernos del Vigía) y Luis Buñuel: la forja de un cineasta universal. 1900-1938, de Ian Gibson (Aguilar). También Orson Welles está más cerca tras aparecer en un almacén de Italia su primer filme, Too Much Johnson (1938), que no llegó a estrenar. Entre las malas noticias, la muerte repentina en junio de James Gandolfini, memorable actor que encarnó al televisivo Tony Soprano. Memorable es también la exposición Pasolini Roma, abierta en la Cinémathèque Française, en París, hasta el 26 de enero. Se trata de la mayor muestra dedicada al cineasta italiano Pier Paolo Pasolini (1922-1975) y conlleva la proyección de sus filmes.

De espléndida noticia hay que calificar la confirmación del talento autoral del cine gallego con nombres como Alejandro Marzoa (Somos gente honrada), Alfonso Zarauza (Los fenómenos), Eloi Enciso (Arraianos), Álex Sampayo (Schimbare), Alberto Gracia (O Quinto Evanxeo de Gaspar Hauser), Fran Estévez (Idiotas), Lois Patiño (Costa da Morte)..., que en el 2013 o estrenaron o filmaron en diferentes formatos y géneros, y siempre en busca de nuevo público.

Arte

Dalí, todo es posible. Más de 700.000 personas se acercaron al surrealismo del genio de Cadaqués en Dalí. Todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas, en el Reina Sofía, donde espectáculo y cultura se confabularon. En el MAC coruñés pudo disfrutarse de una excepcional muestra del artista alemán, referente clave del arte contemporáneo de las últimas décadas, Anselm Kiefer. Un maestro de la pintura. Coincidiendo con el 20.º aniversario del CGAC se celebró una exposición que destacó no solo por ser de las mejores sino por la excepción que supone contemplar la antológica de un artista gallego en el museo compostelano: Fernando Casás. O agora xa foi e o denantes será. También quedó claro en el 2013 que el mercado del arte no entiende de crisis. Koons, Warhol, Pollock... marcaron el paso en las subastas internacionales. Pero el récord, más de 105 millones de euros, fue para el Bacon Tres estudios de Lucien Freud. El año dejó hallazgos asombrosos como las 1.400 obras, incautadas por los nazis, ocultas en el piso del octogenario Cornelius Gurlitt.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El regreso de Bowie o el talento del cine gallego, entre lo mejor del 2013