El FBI espió a Castelao en Sudamérica

Documentos de la agencia revelan que EE.UU. investigó el intento de reflotar Galeusca


redacción / la voz

Alfonso Rodríguez Castelao fue investigado en 1944 por el espía del FBI Francis E. Crosby, como lo acreditan documentos desclasificados por la agencia estadounidense, que se pueden consultar en su página web. El motivo hay que buscarlo en el protagonismo que el escritor de Rianxo adquirió en el intento por reflotar Galeusca, la alianza nacionalista pactada en 1923 y retomada en los cuarenta por exiliados de Galicia, Cataluña y el País Vasco en Sudamérica.

Estados Unidos empezaba a controlar la política internacional mediante su buró federal y, con el conflicto mundial todavía activo, siguió con interés y cierta preocupación los intentos de los republicanos por reorganizarse en Latinoamérica contra el Gobierno de Franco, pues España era para ellos estratégica como puerta del Mediterráneo.

Uno de los documentos remitidos por Crosby al director del FBI detalla, entre otras misivas, una carta de Castelao a José Antonio Aguirre, lendakari en el exilio. Como se observa en el texto reproducido en esta página, el espía refiere el intento del intelectual por «impulsar una constitución para Galicia», decisión adoptada un mes antes, tras una reunión en Montevideo (Uruguay). Es decir, en noviembre de 1944.

Agrega que Castelao se convertía así en «presidente del Consejo de los Diputados de Galicia refugiados en Sudamérica», y alerta sobre la unión de gallegos, catalanes y vascos «para liberar a España del régimen de Franco y restablecer la libertad».

Un segundo documento, fechado el 11 de abril de 1945, explica que «el Consulado de Galicia en Uruguay ha publicado un manifiesto en el que propugna la agrupación inmediata de todos los republicanos españoles en el exilio». La autoría es del Consejo de Galicia y está firmada por Castelao, presidente, y Antonio Alonso Ríos, secretario. En esta ocasión no es el espía Crosby quien rubrica el documento, sino Byron Price, director durante la Segunda Guerra Mundial de la Oficina de Censura de Estados Unidos, que controlaba todas las comunicaciones del país.

Estos textos confirman algo que los historiadores han sospechado siempre. «O que demostran os textos é que o FBI tiña vixiado ó exilio español e que miraba como se movían todos», subraya Justo Beramendi, investigador de la historia del nacionalismo, que recuerda que en aquel momento «Estados Unidos aínda non tiña tomada unha decisión respecto da Ditadura», que después apoyaría por propio interés. Pero entonces se limitaba a investigar cualquier movimiento subversivo. Beramendi aporta un dato más. «Está moi acreditada e publicada en varios libros de historia a colaboración do PNV co FBI na posguerra, poñendo ao seu servizo aos exiliados en Latinoamérica e Europa». Entre ellos el lendakari, «así que seguramente foi o propio Aguirre que filtrou os documentos á axencia», argumenta Beramendi. Por supuesto, sin que el de Rianxo llegase a imaginar la traición.

«No me sorprende en absoluto -agrega Carlos Valle, director de Museo de Pontevedra y especialista en Castelao-. Comenzaba la época del imperialismo americano e intentaban controlarlo todo».

Del agente del FBI Francis E. Crosby habla Mikel Rodríguez en su libro Espías vascos, publicado en el 2004. En uno de sus párrafos se puede leer: «Francis E. Crosby informó al FBI sobre las protestas de Lasarte [diputado vasco en el exilio] y sobre su reticencia a entregar una lista completa de sus contactos y fuentes de información».

Indagación particular

¿Cómo aparecen ahora estos documentos del FBI? No se sabe en qué momento fueron desclasificados, pero el primero en localizarlos en Galicia ha sido Tito Dulceiro, un rianxeiro admirador de su paisano Castelao y aficionado a rastrear datos en webs de organismos oficiales. Las páginas de la agencia americana las ha colgado en su muro de Facebook, Rabunho Rexeita.

Ha incluido también otros documentos sobre el célebre galleguista, como la histórica fotografía que encabeza esta página, que halló en la edición de la revista Estampa del 3 de octubre de 1931. La encontró en el archivo de la Biblioteca Nacional.

Él mismo explica su contenido: «La publicación, especializada en crónica política, da cuenta de una sesión del Congreso que duró 16 horas. A las dos de la madrugada, los diputados gallegos Vilar Ponte, Castelao, Portela y Pita Romero se escapan del salón de sesiones y disfrutan juntos de un café mientras comentan el debate».

Dulceiro ha recabado además interesantes pruebas sobre la llegada de Castelao al puerto de Nueva York, el 26 de julio de 1938, o de su viaje a Brasil en septiembre de 1945, lo que incluye la ficha con foto que le tramitaron las autoridades de ese país.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
19 votos

El FBI espió a Castelao en Sudamérica