Bigas Luna, descubridor de nuevos talentos

El cineasta catalán, director de casi una veintena de películas, trabajó hasta el pasado domingo en la preparación de su última producción El Mecanuscrit del Segon Origen


Javier Bardem, Penélope Cruz, Jordi Mollá, Ariadna Gil y una larga lista de actores españoles figuran entre los descubrimiento de Bigas Luna que, a lo largo de su amplia carrera cinematográfica que comenzó en 1976 con Tatuaje, se ha destacado por su tino para encontrar nuevos talentos.

Suyos son los descubrimientos de Javier Bardem y Penélope Cruz en Jamón jamón, rodada en 1992. Bardem fue protagonista también de otros filmes como La teta y la luna (1994) o Huevos de oro (1993) en la que Bigas Luna dio una importante oportunidad a Benicio del Toro, que actuó junto a Maribel Verdú.

En su larga lista de descubrimientos hay que mencionar también a Ariadna Gil, que tuvo su primer papel en el cine en la película Lola (1985) o a Jordi Mollá, que compartió cartel en Jamón jamón con Bardem y la oscarizada Penelópe Cruz, quien también trabajó con Bigas Luna en Volavérunt (1999) junto a Aitana Sánchez Gijón, protagonista de «La camarera del Titanic», rodada por el fallecido director en 1997.

Bigas Luna supo elegir entre 3.000 aspirantes a Verónica Echegui, protagonista de Yo soy la Juani, película rodada en el 2006 y por la que la actriz fue candidata al Goya a la mejor actriz revelación.

El pasado noviembre, cuando Javier Bardem estrenó su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, instalada junto a la de Penélope Cruz, el actor se acordó «especialmente» de Bigas Luna, quien le dio la oportunidad de su primer papel protagonista en el cine.

Hombre de arte, buen erotómano del cine español, de gran popularidad y una importante visión artística, hace dos años decidió presentarse como candidato a la presidencia de la Academia de Cine, puesto que había dejado libre con su dimisión Alex de la Iglesia.

Convencido de que esta institución debe explicar a los políticos cómo utilizar el cine para representar a nuestro país y sacarlo de la Edad Media de la era digital en la que «los operadores de telefonía son los grandes señores feudales», al ser derrotado por la terna de Enrique González Macho, Bigas Luna declaró que había ganado la opción continuista frente a la rompedora.

El director, que en su programa había prometido dar «un toque sexy» a una institución con imagen apolillada, anunció entonces que no volvería a presentarse nunca a unas elecciones, lo que había hecho en compañía de la actriz y cantante Leonor Watling, con la que trabajó en Son de mar, y el director de producción Yousaf Bokahri.

Bigas Luna apostaba por una mayor promoción del cine español a nivel europeo e internacional, por explotar la cultura española como marca al ser, en su opinión, una «imagen muy potente».

Su apertura respecto a las descargas de cine en internet fue quizá uno de los aspectos que jugó en su contra a la hora de las votaciones para presidir la Academia.

Hombre vital al que le gustaba abrirse a nuevos campos, como la crianza de vinos ecológicos, en la fructífera carrera de Bigas Luna tiene un papel importante el mundo de la publicidad.

Desde que en 1995 se uniera a colegas de la talla de Federico Fellini o Woody Allen dejándose seducir por una cadena italiana para rodar un anuncio destinado a las cadenas de televisión, su actividad en este campo fue muy importante.

Ya antes había dado muestras de su buen hacer con anuncios como el que unió en 1992 a Antonio Banderas y Sharon Stone para el cava Freixenet, firma con la que colaboró también para felicitar las pasadas navidades en una campaña muy diferente a las anteriores,

Bigas Luna fue el encargado de seleccionar para el anuncio los mejores vídeos mandados por internet por los clientes de la firma de cava. Posteriormente, realizó un montaje especial como cuerpo principal del anuncio.

Amante del buen vino y la buena comida, dirigió también un «spot» publicitario de jamón de Teruel, protagonizado por el cantante David Civera.

Otra de las facetas que caracterizó al director fallecido ayer fue su relación con el flamenco. El Festival Internacional del Cante de las Minas le otorgó el Castillete de Oro, máximo galardón del certamen unionense fuera de concurso, por «su ingente obra cinematográfica, embajadora y difusora de las bondades de la cultura española y, con ella, del arte flamenco».

Bigas Luna, que hasta el pasado domingo estuvo rodando Segon Origen la adaptación a la gran pantalla del célebre libro de Manuel de Pedrolo Mecanoscrit del segon origen, dedicó el galardón al cantaor Miguel Poveda quien, afirmó, le había hecho llegar a la esencia del cante, mientras que fue Camarón de la Isla quien le hizo llorar por primera vez cuando se arrancó a cantar un martinete.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Bigas Luna, descubridor de nuevos talentos