«En directo Love of Lesbian somos puro amor»

El grupo catalán llega a Santiago en una doble fecha con las entradas vendidas con más de un mes de antelación. Se trata de la certificación de un éxito insólito en el panorama pop nacional


SANTIAGO | Sala Capitol | Jueves 14 y viernes 15 | 22 horas | Entradas agotadas

El guitarrista y segunda voz de Love Of Lesbian es un tipo emotivo. «¡Oh, qué bonito!», dice Julián Saldarriaga cuando se le recuerda los tiempos en los que enviaban a los fanzines copias en CD-R de su álbum de debut, Microscopic Movies (1999). La cosa era tan precaria que indicaban en la carta que no podían enviar originales. Eso sí, hacían un 50% de descuento para el fanzinero que lo pudiera comprar.

Ahora todo resulta radicalmente distinto. La venta casi instantánea de todo el aforo de la sala Capitol (alrededor de 700 personas) para su concierto en Santiago en el que presentan La noche eterna / los días no vividos, su último album, obligó a ofertar una segunda fecha. Y ocurrió lo mismo. «Nos quedamos alucinados con la reacción de la gente- confiesa-, pero con la cantidad de mensajes que nos han llegado vemos que si hiciésemos una tercera también sería una buena entrada. Para nosotros es genial, ya que Capitol nos parece una de las mejores salas de España»

-El primer concierto cae el 14 de febrero. ¿Son una buena opción para San Valentín?

-¡Por supuesto! En directo Love Of Lesbian somos puro amor. Todo lo hacemos con mucho cariño. Queremos que la gente venga a vernos como si tomase una medicina, que se inunde de positivismo y que experimente una sensación agradable. Que durante dos horas y media se olvide de todo lo que dicen los periódicos y lo que ven día a día.

-Sus conciertos terminan en euforia colectiva. ¿Qué ocurre cuando uno de ustedes tiene un mal día o está de bajón para lograrlo?

-Bueno, aunque suene a tópico la verdad es que la música tiene algo de curativo. En mi caso, he de confesar que el último tramo de la gira de 1999 no me encontraba muy bien. Iba a los conciertos irritable y negativo, pero justo en el momento de estar en el escenario, se me olvidaba todo. En serio, en cuando enchufaba el jack todo era una maravilla. Ver a la gente cantando y entregada te cambia. Luego, el resto, lo de probar sonido y descargar me seguía pareciendo una lata.

-Grupos como ustedes, Sidonie, Delafé y las Flores Azules o Dorian, todos de Barcelona, rompieron con la languidez del «indie» de los noventa. ¿Había un plan?

-No, yo creo que es algo natural. Cuando impostas una actitud o te metes en un patrón de conducta que no es el tuyo, se ve que es mentira. Lo que dices tiene que ver con al carácter catalán. Aquí siempre han existido grupos escenográficos tipo Els Comediants, que admiramos. Creo que ese punto de teatro de variedades y de cabaré es muy nuestro. Queremos hacer un espectáculo y en nosotros, además, hay mucho exhibicionismo. Joan Ramón, nuestro bajista, salió a tocar desnudo muchas veces. Era toda una liberación [risas]. Respecto a los otros grupos, nunca nos hemos sentado a hablar de ello, pero creo que sí que, de una u otra manera, tenemos ese punto en común.

-Son un grupo origen independiente que maneja audiencias que empiezan a ser masivas. ¿Sienten que están explorando un camino virgen?

-Sí, lo hablamos a veces entre nosotros. No hay un modelo al que seguir. Hemos tenido la suerte de tocar las teclas correctas, pero tenemos que pensar todos los pasos y replantearnos muchas cosas. Si copias un patrón ajeno a ti no te va a funcionar, seguramente. Por ejemplo, muchos grupos españoles se han introducido en Sudamérica, cada uno a su manera. Nosotros, que llevamos tiempo pensando en dar ese salto, vamos a ir en abril a México. Una vez allí, veremos cómo podemos hacer, pero hasta ahora no hemos encontrado el modo.

-Algunos viejos fans ahora renieguen de Love of Lesbian por su éxito. ¿A usted como fan le pasó alguna vez?

-Sí, claro, eso le pasa a todo el mundo. Yo era súper fan de Guns n 'Roses en su día. Me habían grabado en una cinta el Appetite For Destruction y enloquecí con todo aquello. Recuerdo cuando sacaron el single de You Could Be Mine. Lo fui a pedir a la tienda de discos del pueblo de al lado. No los conocían. Unas semanas después, cuando salió Use Your Ilusion, tenían el escaparate empapelado con ellos. No lo pude soportar [risas]. Ver al grupo que me gustaba tanto adorado por todo el mundo fue muy duro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«En directo Love of Lesbian somos puro amor»