Oscars 2013: Ang Lee, la cosmética y las historias de un director disperso


Redacción / La Voz

A pesar de los avances en cosmética masculina, de las peores cosas que se pueden decir de un director de cine es ese eufemismo sin campo semántico que es la sensibilidad. Lee se lo ganó por la mano con una obra que tira a dispersa: entre el viejo rigor del cine inglés y Walt Disney. En ese territorio tan grande, Lee es capaz de parecer varios directores diferentes, pero no es seguro que eso sea una virtud, aunque guste mucho en los suplementos culturales y en el cine comercial que aborrece las palomitas. Pero hay algo que en las películas de Lee parece siempre prestado, quizás sea la intención, el lenguaje o la sensibilidad. Ganó cuatro óscares en el 2000 con Tigre y dragón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Oscars 2013: Ang Lee, la cosmética y las historias de un director disperso