«Lo que más me gusta de la Real Academia es su apellido, española»

La Voz

CULTURA

25 nov 2012 . Actualizado a las 07:00 h.

«He llegado a la cima de mis aspiraciones al ser elegido para la silla f, en la que sucedo a Luis Ángel Rojo. Para mí es un honor incorporarme a la Academia, de la que también forma parte otro catedrático del que he sido alumno. José Luis Sampedro. Como él, he tratado de cumplir las exigencias de Lionel Robbins hacia los economistas, cuando afirmaba que ?quien es solo economista es muy poca cosa?. Aunque es peor no ser, ni siquiera economista, cuando se pretende serlo», asegura Terceiro. «Obtenido el reconocimiento empresarial a mi ejercicio profesional y recibidos algunos premios a mi trayectoria universitaria, ahora veré colmadas todas mis aspiraciones con el ingreso en la que considero una de las instituciones más importantes y de la que me gusta, especialmente, su apellido: española», añade. «No lo considero un éxito personal, sino el de quienes me votaron (la mayoría de los académicos) y apoyaron de forma explícita (los firmantes de mi candidatura, el profesor Rodríguez Adrados, Luis Goytisolo y Juan Luis Cebrián). Uno termina siendo lo que sus amigos quieren que sea», afirma. «Suele decirse que la principal recompensa del ingreso en la Academia es el disgusto que se llevan sus detractores. Yo, en cambio, debo confesar que la verdadera recompensa, en mi caso, es la alegría de quienes me han apoyado», concluye.

Galicia: llamada antropológica

Terceiro tuvo una actuación destacada durante el golpe del 23-F. «Fue una experiencia surrealista. Como subsecretario de Presidencia del Gobierno, fui el inspirador del gobierno provisional de subsecretarios que jugó un papel determinante esa fecha. La Providencia dispuso que no hubiera una sola gota de sangre lo que, dadas las circunstancias, fue realmente milagroso», recuerda.

Así explica su relación con Galicia: «Es, cada vez, más estrecha. Es la llamada antropológica. A medida que se avanza en el calendario, reverdecen los recuerdos de juventud vivida aquí».